Desde las cero de este jueves, empleados de Metrovías llevan adelante un paro de actividades en la línea B de subte de la ciudad de Buenos Aires. Le reclaman a la empresa porque, aseguran, “desarma las burbujas sanitarias que los propios trabajadores hemos tenido que poner en pie para salvaguardar nuestras vidas”.

Según lo anunciado, la medida de fuerza se mantendrá por 24 horas, hasta las cero del viernes. El paro afecta a la actividad entre la estación Leandro N. Alem, en el microcentro, hasta Juan Manuel de Rosas, en Villa Urquiza.

El sindicato exhortó a la empresa “a rever esta actitud que pone en riesgo a miles de trabajadores, y a respetar los protocolos, normativas y decretos vigentes”.

“Les trabajadores de la línea B vienen denunciando la actitud criminal de la empresa Metrovías, que desde el inicio de la pandemia viene exponiendo a trabajadores y usuarios a condiciones que ponen en riesgo la salud y la vida frente al Covid 19. Inclusive en semanas anteriores enviando a los trabajadores de los grupos en riesgo a trabajar cuando están dispensados por decreto”, expusieron los metrodelegados en un comunicado.

Y sigue: “Ahora, cuando se empiezan a disparar los casos, circulan nuevas cepas y se aproximan nuevas olas, intenta avanzar en el desarme de las burbujas sanitarias que los propios trabajadores hemos tenido que poner en pie para salvaguardar nuestras vidas”.

“Alertamos a los usuarios que esta situación nos lleva a tener que tomar medidas para proteger nuestra salud, por eso hemos decidido paralizar el servicio de la línea B desde las 0 hs de este jueves”, anticiparon. Y cerraron: “Llamamos a la empresa a rever esta actitud que pone en riesgo a miles de trabajadores y a respetar los protocolos, normativas y decretos vigentes”.

El tercer paro del año

Desde que comenzó 2021, los metrodelegados ya pararon tres veces las actividades. La primera medida de fuerza fue el 3 de febrero y se extendió a todas las líneas de subte y el premetro entre las 6 y las 9 de la mañana. Entonces reclamaban que Metrovías obligaba a los empleados de más de 60 años a presentarse a trabajar, “pese a formar parte del grupo de riesgo”.

Al día siguiente anunciaron un nuevo paro, que se llevó adelante entre las 19 y las 22 en todas las líneas.