El pasado 10 de mayo no fue un inicio habitual de semana para María Luisa Fernández, una mujer domiciliada en Villa Caeiro -hacia el norte del Valle de Punilla- y cuyo labor principal es el de “mensajería”. Monotributista y viviendo conforme a lo que trabaja de manera diaria, María se quedó sin su principal herramienta de trabajo tras toparse con un caballo suelto en plena Ruta Nacional N°38 mientras se dirigía hacia Villa Carlos Paz, derivando en un inminente accidente de tránsito, ella fuera de peligro pero con un vehículo que para volver a usarlo necesita unos 70 mil pesos.

¿El caballo? Uno de los tantos que lamentablemente se pueden ver deambulando en diferentes sectores a lo largo de dicha ruta -como seguramente también ocurre en otras rutas y localidades del interior provincial- pero de una mayor frecuencia en Villa Parque Síquiman, una pequeña localidad serrana situada a unos quince minutos de Carlos Paz, cuyos habitantes denuncian de forma cotidiana la presencia de caballos sueltos, no solamente a la vera de la ruta sino que también en diferentes puntos del pueblo, poniendo en peligro la vida de terceros y la de los propios animales, los cuales se supone que tienen dueños.

¿Qué ocurrió con María Luisa? Tras el accidente sufrido alrededor de las 7 de la mañana del último lunes y luego de que efectivos de la Policía y el Servicio de Emergencia se hicieran presentes en un sector de Parque Síquiman, la mujer fue trasladada al Hospital Domingo Funes para una mejor atención mientras que el caballo fue encontrado a las pocas cuadras, también lastimado aunque fuera de peligro.

El auto de María Luisa tras chocar contra un caballo suelto en la Ruta 38 y que fue secuestrado por efectivos policiales de Villa Parque Síquiman.Gentileza / María Luisa Fernández.

Ahora bien, con respecto al vehículo, María contó: “Me lo tuvieron secuestrado en el destacamento de Parque Síquiman, supuestamente para ser peritado, algo que al final no ocurrió y que tras un video que filmé y difundí contando mi situación, me lo devolvieron a los cuatro días del accidente y sin ser peritado”, dice esta mujer que hace cinco días no puede trabajar y que asegura que el arreglo del vehículo le cuesta “por lo menos 70 mil pesos”, y que pese a acercarse en varias oportunidades al destacamento para seguir de cerca el estado de salud del animal, su dueño nunca apareció.

“Fui un par de veces para ver cómo estaba el caballo. El dueño nunca lo fue a buscar por lo que no tengo a quién reclamarle el arreglo de mi auto. Por suerte el animal está bien pero luego supe que se lo llevaron a otro sitio para una mejor atención”, dice María.

Caballos sueltos, una problemática que preocupa en Villa Parque Síquiman.WhatsApp.

Según los datos recabados por este medio, la problemática de los caballos sueltos en la vía pública y los accidentes que éstos provocan, lamentablemente es frecuente y a veces hasta cotidiano. “Todos los días denunciamos caballos sueltos por diferentes lugares de Síquiman. ¡Todos los días!”, se queja una vecina, quien también asegura que es “un tema que parece que no tiene solución”.

Por lo pronto, María Luisa no podrá volver a su rutina laboral hasta que no arregle su principal herramienta de trabajo. “No puedo salir a trabajar y sin respuestas de ningún lado”, concluyó esta mujer residente de Villa Caeiro y que pese al fuerte accidente, no sufrió ninguna lesión de gravedad.