Cerca del mediodía de este martes, dos efectivos de la Policía de la Provincia de Córdoba fueron reconocidos por su “profesionalismo y valentía” tras salvar la vida de un pequeño niño en la localidad vecina de San Antonio de Arredondo y la de un joven mayor de edad durante el último fin de semana en el concurrido Paredón del dique San Roque.

El acto se llevó a cabo en el salón auditorio de la Unidad Regional Departamental Punilla ante la presencia del Sr. Director Crío. My. Cristian Cattaneo, oficiales superiores, jefes, y familiares, quienes presenciaron el momento en que autoridades policiales destacaron el accionar del Sargento Germán Luján y el del Sargento Diego Britos, “los que con profesionalismo y valentía salvaron la vida de un niño y de un joven”, enfatizaron.

El reconocimiento de las autoridades superiores a los Sargentos Luján y Britos, por su accionar en dos diferentes circunstancias.(Foto: prensa / Unidad Regional Departamental Punilla).

El llamado “ángel” Germán Luján

Estas acciones distinguidas, ocurrieron en dos diferentes circunstancias. La primera sucedió a comienzos de abril en medio de un partido de fútbol que se disputaba en el Polideportivo San Antonio de Arredondo, cuando el Sargento Luján socorrió y reanimó mediante maniobras de primeros auxilios, a un bebé (Baltazar) cuyo signos vitales se encontraban peligrosamente comprometidos, y que con la colaboración del resto del personal, logró estabilizarlo para luego ser trasladado al Hospital Municipal Gumersindo Sayago de Villa Carlos Paz para realizarle estudios de mayor complejidad, resultando finalmente ileso de tan dramático episodio.

Germán Luján, el ángel de Baltazar.Policía Punilla

En el acto de este martes, también estuvieron presentes la mamá y el papá del pequeño Baltazar en muestra de agradecimiento hacia Luján, a quien más de uno llamó “el ángel” del pequeño niño.

El abrazo de reconocimiento por parte de la madre del pequeño Baltazar hacia el Sargento Germán Luján.(Foto: prensa / Unidad Regional Departamental Punilla).

El accionar de Diego Britos

En la madrugada del último viernes personal policial fue alertado mediante un llamado al 101 sobre la presencia de un joven “sentado en la baranda con intenciones de arrojarse al vacío”, comunicaron por aquel entonces desde la Departamental Punilla.

Una vez en el lugar y mediante ágiles y puntuales maniobras, el Sargento Diego Britos evitó que el joven en medio de una crisis de nervios se arrojara a la profundidad del lago y quien inmediatamente fue contenido por el personal actuante, el mismo que finalmente pudo dar con el paradero de su progenitor, siendo trasladado a un nosocomio local para una revisación médica y una posterior pericia psiquiátrica en el Hospital Santa María.