Si bien todavía no se sabe que imputación le corresponderá al efectivo policial que mató de un disparo a un perro en el barrio Altos del Valle ya se dispuso que el hombre no podrá portar más su arma.

El caso causó gran conmoción entre los vecinos de la zona que repudiaron el accionar del policía. Según fuentes judiciales al policía le cabría una imputación por infracción a la Ley Sarmiento que impone penas de prisión por el maltrato animal.

“Nena” se llamaba la Pitbull que falleció y que según contó su dueña vive con la familia desde cachorrita, ya que fue un regalo que le hizo el padre a uno de sus hijos a quien aún no le dieron la noticia de qué murió.

Lo que sucedió fue que la Pitbull se escapó y se encontró con la perra del policía. Entre los canes comenzó una feroz pelea que terminó con el disparo.