A través de un video difundido este lunes en redes sociales, el intendente de la ciudad de La Falda, Javier Dieminger, repudió y comunicó la puesta en marcha de un procedimiento administrativo sobre un total de seis empleados municipales que participaron de una “fiesta clandestina” durante el primer fin de semana de junio, un hecho que derivó en diversas manifestaciones de repudio y en una nueva polémica en esta localidad serrana.

“Como representante de la institución municipal y representante de los faldenses, repudio totalmente el accionar de estas personas en este tiempo donde todos estamos batallando sin cesar ante este virus que azota al mundo. Decirles que no se encubrió información ni se le brindó privilegios a ninguna de estas personas. Simplemente, como somos una gestión seria, actuamos con la prolijidad que requiere el hecho para no caer en una acusación falsa que pudiera perjudicar a alguna persona inocentes”, señaló Dieminger en un video difundido a través de la página oficial del Municipio en redes sociales.

Según precisó, y de acuerdo al informe presentado por Inspección General tras el operativo llevado a cabo aquel 5 de junio en una casa deshabitada ubicada sobre Av. Edén, “se pudo identificar a dos empleados”, sin embargo, también indicó que este mismo lunes por la mañana, “se presentaron voluntariamente a declarar otros cuatro integrantes de este hecho” ante el Juzgado Administrativo de Faltas, afirmó el mandatario. Y de este modo sumando un total de seis los empleados involucrados en una reunión “no autorizada” y en un fin de semana donde regía un confinamiento estricto conforme a lo dispuesto por el DNU Nacional y su consecuente adhesión a nivel provincial y municipal.

Vamos a accionar con una sanción ejemplificadora a cada uno de ellos, donde no sólo tendrán que abonar la multa dispuesta por el Juzgado de Faltas, sino también, entre otras sanciones, se procederá a la correspondiente apertura del procedimiento administrativo, el que quedará en sus legajos. Y estas sanciones marcarán un precedente para cualquier empleado que infrinja la ley”, afirmó Dieminger.

Asimismo, y si bien admitió que comparte las diversas opiniones que se hicieron ante el polémico hecho, también se solidarizó con el resto de los empleados. “Lo que no comparto y de ninguna manera, es que por el accionar de estos pocos, se implica y se ponga en la misma bolsa a casi cuatrocientos empleados municipales que día a día trabajan de la misma manera que lo hacen todos los habitantes de La Falda, para el progreso de nuestra ciudad”, completó el intendente de la ciudad de La Falda.

Foto de portada: imagen ilustrativa.