Un grupo de voluntarios que cumplía con sus funciones en la Reserva de monos “Caraya” de La Cumbre, denunciaron agresiones por parte de dos turistas oriundos de Buenos Aires. Todo ocurrió cuando los guardaparques recibieron a esta familia y comenzaron con el procedimiento de rutina, en el que se brinda información sobre como debe ser el contacto con los animales durante la visita y se solicita la documentación correspondiente para ingresar a la reserva. Desde un primer momento, según el relato de los voluntarios, la pareja mostró con mala predisposión y prepotencia.

Pero todo se intensificó cuando los encargados del lugar solictaron los docuementos de los hijos para corroborar las edades y de acuerdo a ese dato cobrarles la entrada correspondiente. El hombre saco el celular con la vesrión digital de los DNI pero movía el telefono y no permitía visualizar los datos. En ese momento la mujer se bajó del auto y comenzó a gritar, agrediendo a los voluntarios. “Cuando faltan el respeto no se les permite realizar la visita al predio y se les pide amablemente que se retiren”, explicó Malen Pilsel, coordinadora de la reserva, en un posteo de redes sociales.

Ante el pedido de retirarse por parte de los voluntarios, estas personas reaccionaron con una violencia tremenda, por lo que tuvo que intervenir la coordinadora del sitio, quien recibió de parte del hombre un golpe de puño en las costillas. Lamentablemente, no pudieron registrar los nombres de los agresores y sólo pudieron anotar la patente del vehículo.

“El resto del equipo también sufrió empujones y esta familia se quería meter al predio por la fuerza”, contó Pilsel. Para finalizar reflexionó sobre un hecho que lamentablemente se repite en distintos sitios turísticos: “Da lástima cómo vienen algunos turistas, que por tener mucho dinero creen que se pueden llevar al mundo por delante”.

La Cumbre. Voluntarios fueron agredidos en la reserva Carayá (Foto: Facebook de Proyecto Carayá).

La reserva monos Carayá

Desde el sitio web oficial de la Municipalidad de La Cumbre, promocionan la reserva de monos: “Siéntase como en la selva, pero en las sierras de Córdoba y, a 1325 mts. de altura”. Sin dudas se trata de un atractivo original en las sierras de Córdob, ideal para visitar con niños y niñas.

La visita se realiza en compañia de personal especializado de la reserva, quién brindará información, orientará las observaciones y enseñará a interpretar comportamientos, sonidos y movimientos de estos primates.

Se trata de un proyecto destinado rescate, rehabilitación y conservación de una especie argentina en extinción. “Proyecto Carayá” es el primer y único centro de primates en Argentina, una ONG que desarrolla hace más de 20 años el programa de conservación ex –situ de la especie Argentina Alouatta Caraya (Mono Carayá).

Rescatan animales salvajes que han sido víctimas del tráfico ilegal, del mascotismo y la destrucción de sus hábitats naturales. Muchos han vivido situaciones muy traumáticas y llegan al Santuario en condiciones alarmantes. Allí comienza el trabajo de rehabilitación y una vez que los individuos se adaptaron al medio y a un grupo consolidado de primates, se procede a liberarlos en el Santuario. En el mismo residen más de 10 grupos de primates en total libertad, siendo más de 170 ejemplares de Monos Carayá.