Pedro Aznar fue el encargado de abrir la sexta luna del festival nacional de Cosquín. Durante su actuación presentó su último disco “Flor raíz”, que cuenta con una fuerte influencia de la música latinoamericana. Párrafo aparte del Festival, es ese disco que merece estar entre las colecciones de los hogares. De su autoría solo hay una zamba, “Reverdece”, que cuenta con la participación de su compañera de luna: Soledad.  Los demás son clásicos de cantores como Violeta Parra, Peteco Carabajal, Zitarrosa y María Elena Walsh entre otros. Un disco, que como cada obra de Aznar es un tesorito que se vuelve más codiciado con los años.

De su presentación en Cosquín, se destacó el homenaje que realizó a Mercedes Sosa cuando en tono la canción “Si llega a ser Tucumana”, con un fondo visual de imágenes de la negra. Muy emotivo. Además repasó sus clásicos, tales como “Ya no hay forma de pedir perdón” , “A primera vista” y “Tu amor”.

Acto seguido se presentaron los ganadores del Pre Cosquín, el grupo Ceibo, Mavi Díaz y las Folkies y Postales de provincia, en este caso Santa Fé.

Luego, llegó el turno de Soledad Pastorutti, quien esta vez no cerró la noche por propio pedido. Pasaron 26 años de su debut, el escenario de la Próspero Molina es un lugar familiar para “La Sole” y se nota.

La artista se adueñó de la escena con naturalidad, se divirtió y propuso nuevas formas de tránsitar las presentaciones en Cosquín. Para comenzar invitó a los bailarines del Ballet Camín, así como estaban, sin vestuario típico ni demasiado preámbulo. En ese acto, decontracturó los esquemas, cosa que ella sabe hacer desde los 16 años.

En el último tiempo la Sole se hizo adepta a la actividad física, y esta vez inculyó esta pasión en su actuación, cuando decidió apostar a cantar caminando sobre una cinta de equilibrio. Otra novedad fue la votación en vivo, que se realizó a través de un código QR, proyectado en las panatlla, para que público decida qué canciones prefería escuchar.

En el tramo final, llegaron las chacareras, plato fuerte de la cantante de Arequito, y todo estalló cuando llegóel turno de “Entré a mi pago sin golpear” y “A Don Ata”. Para mitificar este momente, “La Sole” se quitó la cola del vestido y la revoleó cual poncho, recordando los viejos tiempos.

Destino San Javier, fueron los encargados de cerrar la noche. Para ese momento el frío se hacía sentir con fuerza, con tán sólo 10º grados en la noche coscoína. El grupo también se sumo al equipo de los innovadores e invitaron a Ángela Leiva, cantante de cumbia del momento, con quien grabaron una hermosa version de “Bailando contigo”.