La investigación por el femicidio de Andrea Castana, ocurrido en 2015 en el Cerro de la Cruz, tuvo un importante avance. En tanto desde desde la Fiscalía a cargo de Ricardo Mazzuchi confirmaron en el diario La Voz que el ADN del atacante coincide en ambos casos. En su momento, la víctima atacada en 2005 había hecho la denuncia. Asimismo, se conoció una versión que indica que habría una tercera víctima del mismo atacante.

Sucede que en el mismo 2005, poco después de aquella violación, otra mujer (una turista de una provincia vecina y que se encontraba veraneando) fue asaltada de manera violenta por un delincuente. En su denuncia no consta que haya existido abuso sexual. De todos modos, según sospechan los investigadores, por la forma del ataque y ciertos aspectos del hecho, creen que sí hubo.

De esta forma comienza a tomar fuerza una hipótesis sobre la que ya vienen trabajando: la posibilidad de que el atacante sea un violador serial. Varios hechos conectados entre sí, más la corroboración de las pruebas de ADN, avalan esta línea en la que trabajan los investigadores.

Lo cierto es que por el caso de Castana, aún impune, hasta el momento hay cuatro imputados: el exmarido de Andrea; Juan Manuel Lazzaroni; su empleado Diego Luján; el periodista Fernando Villa y Omar González, un hombre con antecedentes penales por robos, aunque el ADN de ninguno de estos coincide con el del asesino.

Gabriel Grámatica, abogado de Juan Manuel Lazzaroni, habló con Radio Next sobre la causa y se refirió al tema del ADN. “Este hallazgo de perfil genético del violador. Y a partir fundamentalmente de detectar que había violado a otra persona, en definitiva descarta la hipótesis (del crimen por encargo) porque reitero para nosotros acá el móvil netamente sexual y el asesinato de Andrea, la consecuencia”,