Mediante un comunicado difundido este lunes por la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (Feprosa), se informó que a raíz de declaraciones públicas respecto a la situación crítica que atraviesa el Hospital Domingo Funes, confirmando la muerte de al menos tres pacientes tras no poder ser derivados “en tiempo y forma” a camas de mayor complejidad, la bioquímica y también miembro de la Comisión Directiva de la UTS, Verónica Reyes, “recibió una intimación amenazante” por parte del Gobierno de Córdoba.

“En el día de ayer (domingo 13), la compañera Verónica Reyes, bioquímica del Hospital Domingo Funes y miembro de la Comisión Directiva de la UTS, gremio base de la Fesprosa en Córdoba, recibió una intimación amenazante por parte del gobierno de Schiaretti a raíz de sus declaraciones públicas sobre el desborde asistencial al que se ve sometido su Hospital, al igual que buena parte del sistema sanitario cordobés”, inicia el escrito emitido este 14 de junio.

Y continuó: “Estas amenazas son parte del menú represivo del gobierno de Schiaretti, que en el mismo establecimiento ha trasladado y cesanteado trabajadores y trabajadoras de la UTS con fueros sindicales por efectuar similares denuncias sobre condiciones de trabajo”, denuncian desde la Federación. Mencionando también, una lista de dirigentes “perseguidos y sancionados”, entre otros, “Marcelo Lamon, Carlos Altamirano, Estela Giménez, Valentina Noroña”, detallaron.

A su vez, convocan a todas sus regionales, a la Multisectorial de la Salud de Córdoba, también a las centrales sindicales, a movimientos sociales y partidos políticos, a solidarizarse con Verónica Reyes y exigir al gobierno de Schiaretti el pleno respeto a la libertad sindical y a la libertad de expresión, garantizadas por la Constitución Nacional”, concluye el comunicado.

“Hoy está colapsado”: lo declarado por Verónica Reyes

En declaraciones al programa televisivo Noticiero Doce, la bioquímica Verónica Reyes brindó ciertos detalles sobre el panorama actual que atraviesa el Hospital Domingo Funes, situado en la localidad de Santa María de Punilla y referente regional de la lucha contra el coronavirus.

No solamente afirmó el colapso de la capacidad operativa del nosocomio, sino que también aseguró que al menos tres pacientes diagnosticados con coronavirus fallecieron tras no poder ser derivados “en tiempo y forma” a camas de mayor complejidad.

“Lo que antes era la guardia polivalente ahora se transformó en una terapia un poco improvisada de Covid. De siete camas que están ocupadas, seis tienen respiradores hoy”, dijo el último jueves al programa cordobés. Explicando además, que la terapia “está al cien por ciento”. “Hoy está colapsado, su capacidad operativa llegó al límite”, afirmó la profesional.

Bioquímica Verónica Reyes del Hospital Domingo Funes, en declaraciones a Noticiero Doce, el pasado jueves 10 de junio.Captura / video Noticiero Doce.

Respecto a las personas fallecidas, Reyes expresó: “Han fallecido, sí. Falleció una señora que se complicó en clínica médica y no se pudo derivar en tiempo y forma. No había cama, si hubiese habido cama, hubiese tenido una oportunidad más por lo menos y no la tuvo”. Y ante la pregunta de cuántos casos de estas características hubo, la bioquímica respondió: “Que yo conozco, tres”, y dentro de este mismo hospital, reconoció Reyes, la profesional a quien desde UTS Fesprosa defienden y denuncian “una nueva amenaza y persecución a dirigentes gremiales de Salud que exponen las malas condiciones de trabajo del sistema público”, sentenciaron.