Los vecinos del barrio Mirador de Villa Bustos ubicado en Santa María de Punilla vienen padeciendo una situación desesperante desde hace algunas semanas. Sucede que sus casas fueron invadidas por una horda de moscas y el problema es de tal magnitud que algunas familias estarían evaluando mudarse o vender sus propiedades.

Los habitantes  de esta zona denuncian que las moscas llegan de dos criaderos de gallinas ubicados en el sector, que estarían en incumplimiento de los protocolos sanitarios. Según denunciaron, el guano de las gallinas es arrojado en un gran predio al aire libre y por esta razón proliferan millones de moscas que luego se dirigen hacia los hogares colindantes.

Frente esta situación desesperante los vecinos marcharon hacia la muncipalidad de Santa María de Punilla, exigiendo al gobierno de Dardo Zanotti que tome cartas en el asunto para terminar con esta invasión. Si bien los vecinos reconocen que se estuvieron haciendo fumigaciones, aclaran que las mismas no son suficientes y son ellos mismos los que deben ocuparse de tratar a los insectos para poder transcurrir la vida cotidiana en sus hogares.