El director del nosocomio, el psicólogo Mauricio Díaz afirmó que el 15 de abril de 2021 recibió una llamada de la psicóloga Noelia Ruiz que le alertó sobre una entrevista con una de las pacientes que dijo haber sido “víctima de abuso sexual por parte de un mucamo de la Sala D, donde se encuentra la ajojada”, publicó Diario Río Uruguay.

El hecho

En el contenido del decreto Nº 3614, dictado el 16 de noviembre por el Ministerio de Salud, y publicado por el Boletín Oficial el lunes 17 de enero último se consigna que cinco días después de que el hecho se conociera el 20 de abril de 2021, se realizó una nueva estrevista a la paciente, y ratifica la denuncia de abuso, pero con la salvedad de admitir que antes había alterado el relato durante la entrevista con el jefe de Enerfería “ya qie se sitió intimidada y amenazada”.

El caso es puesto en conocimiento de la Justicia y actualemente, en el Juzgado de Transición de Federal hay una causa caratulada: “Ferández Paglo Andrés s/abuso sexual con acceso carnal”. La psicóloga Ruiz afirma que la paciente afirma que en reiteradaas oportunidades, el personal de limpieza de su sala, Fernández Andrés, la obliga a limpiar los pisos de la sala a cambio de cigarrillos. Además agrega que recibe maltrato verbal y gestos obsenos de parte de este personal: En este sentido dice: “Me trata mal, me dice cosas feas y me hace señas”.

En el transcurso de la entrevista la paciente de la institución afirma que “hace como tres semanas atrás, cuando él estaba limpiando el baño, me puso contra la pared, me bajó la ropa y me hizo sexo y yo no quería. Ante la toma de conocimiento de una posible situación de riesgo y vulneración según lo expresado por la usuaria en la entrevista, se procede a informar al director de la institución vía telefónica y a la confección del presente informe de sospecha de abuso sexual”

Desde el Ministerio de Salud entendieron que “la situación expuesta por agentes y autoridades del Hospital Dr. Raúl A. Camio, de Federal, denota una supuesta falta de compromiso y falta de respeto grave a los derechos de los pacientes o usuarios, personas con problemas psiquiátricos que se encuentran en estado de máxima vulnerabilidad y que la integralidad de sus derechos en gran medida depende del cuidado del personal hospitalario, que en el caso, ha sido quien ha lesionado, también degradando y humillando la dignidad de estas personas”