A más de 120 días sin transporte en todo el territorio de la provincia de Córdoba, ella tuvo que buscar una solución para no perder su trabajo, a 22 kilómetros de su casa, en la localidad de Estación General Paz.

Es la historia de Estefanía Yeru Roldán, una cordobesa que encontró en la bicicleta la respuesta que necesitaba para poder continuar trabajando en un comercio de Colonia Caroya, donde se gana el sustento diario, el pan de cada día.

Sin colectivos desde el 13 de abril, ella contó con la ayuda de un hermano en los primeros días, pero este enfermó y no le quedó otra que afrontar el costo de trasladarse en remis, hasta que decidió comprar una bicicleta.

"Después que sacaron los colectivos interurbanos me venía con mi hermano, pero se enfermó y tuvo que hacer reposo. Me salió la oportunidad de comprar la bici porque me venía gastando mucha plata en remis y así lo hice", relató en diálogo con Arriba Córdoba de El Doce.

Al principio, los 22 kilómetros le demandaban una hora y media de pedaleo, pero ahora ya bajó sus tiempos y está en un promedio de una hora de viaje, para llegar a su trabajo.

Además, la experiencia del pedaleo va mejorando con el correr de los meses y reflexiona contenta que el invierno va terminando: "antes era muy oscuro, puro invierno. Pero ahora ya amanece más temprano", se entusiasma.

Muy contenta y conforme con la elección que hizo para poder transportarse y sentir que no depende "de nadie", Yeru anima a otros a seguir su ejemplo: todos podemos, yo puedo así que todo el mundo puede", invita.