Con seis meses de conflicto por la falta de pago en los salarios hay coincidencia por primera vez entre trabajadores y empresarios del transporte de pasajeros, aunque es en torno a la opinión compartida de que no vuelven los colectivos a rutas y caminos de la provincia de Córdoba.

Aunque sea una ironía, lo cierto es que en ambos lados del mostrador hay coincidencia en que no hay chances de regresar a la actividad, en una parálisis total del sistema que lleva medio año sin prestar ese servicio, dejando incomunicadas a vastas regiones del territorio cordobés.

A través de expresiones en distintos medios, tanto representantes gremiales como voceros empresariales han opinado que no vuelven a circular los coches, principalmente porque no está resuelto el atraso salarial.

Por un lado, Alejandro Ugalde, vocero de FETAP, admitió que "todavía no se han pagado los haberes de agosto", a la vez que insistió que "no tenemos respuesta por parte del Estado de cómo vamos a volver a trabajar", en alusión a los eventuales cambios que demanda la "distancia social", sosuvo en declaraciones a Canal 10.

Sobre el regreso en sí, el vocero empresarial sostuvo: "yo creo que no están dadas las condiciones tanto desde la empresa como desde los trabajadores", comentó a tiempo que lanzó la advertencia de que "va a haber un achicamiento indudablemente", en referencia a eventuales despidos de personal.

Por su parte, el secretario general de AOITA, Emiliano Gramajo, recordó que además del paro iniciado en abril, el transporte está paralizado también porque "no está autorizado por el Gobierno de la provincia, por lo cual no hay fecha para el regreso de los interurbanos", dijo a El Doce.

"Necesitamos que vuelva porque hace seis meses que está paralizado, pero no lo vemos viable porque seguimos con el mismo conflicto salarial y no se tiene definido un protocolo", comentó en sintonía con la opinión empresarial.