"Me duele, me duele", cuando María Laura escuchó esas palabras de su hijo de cuatro años supo que algo había pasado. En ese momento comprobó que una bomba de estruendo arrojada por miembros del Suoem había herido al pequeño.

El hecho se produjo la semana pasada luego de que María Laura y su hijo fueran al Hospital Infantil para unos estudios por retraso de crecimiento que debían realizarle al niño. A la salida se cruzaron, en la zona del Mercado Norte, con una columna del gremio de empleados municipales y ahí se produjo la situación.

"Nos frenamos en una esquina esperando que doblen porque venían haciendo desastres. Así y todo, con la calle llena de gente, tiraron una bomba de estruendo a cuatro metros de donde estábamos nosotros", indicó la mujer a Cadena 3.

"Empezó a decir 'me duele, me duele', le levanto la camisa y veo que el chico estaba sangrando. Fui a pedir a los policías que estaban en la zona que los detengan y me contestaron que no los pueden ni tocar. Es lo que más bronca me dio", relató. 

"Hace un mes y medio mi marido no tiene trabajo. Ellos tienen que agradecidos de que ganan un sueldo. Tienen todo el derecho de reclamar, pero no hay necesidad de hacer lo que hacen", apuntó.

Justamente la mujer presentó una denuncia penal en contra del Sindicato de Empleados Municipales, Suoem, que organizó la marcha en la que hicieron estallar una bomba de estruendo que provocó una herida a su hijo. La misma fue derivada al fiscal Raúl Garzón, quien está designado especialmente para investigar las protestas públicas en la ciudad de Córdoba.