El clima social en Córdoba está entrando en una peligrosa espiral de intolerancia, con episodios como el que se vivió este jueves en pleno Centro, cuando vecinos agredieron a los manifestantes de una protesta municipal, convocado por el gremio Suoem.

Los hechos que denuncia el sindicato se registraron en la céntrica intersección de la Cañada y bulevar San Juan, donde vecinos habrían arrojado agua y huevazos desde los balcones, hacia los trabajadores que participaban de la protesta.

El episodio fue confirmado por Marcos Moyano, del Suoem, que dijo: "sí, nos tiraron huevos y agua... No culpamos a la gente. Esto es lo que genera el intendente Martín Llaryora, poniendo a la gente en contra nuestra", sentenció a Mitre Córdoba.

"Seguramente la gente se cansa... pero tienen que entender que lo que hacemos es para recuperar lo que hemos perdido de manera ilegal. Pero este Ejecutivo no nos deja otra alternativa que salir a la calle. Le pedimos disculpas a la gente", comentó en relación a la rebaja del 20 por ciento de los salarios que impulsó Llaryora con el voto de sus concejales.