En medio de la novela por la decisión de Juan Cruz Komar, el presidente de Talleres, Andrés Fassi, denunció haber recibido amenazas de muerte por la situación del defensor. El mandamás de la institución cordobesa sospecha que los llamados provienen de la barra brava de Rosario Central.

Según acusó ante la Policía y la Justicia de Córdoba, Fassi y su familia recibieron más de 80 comunicaciones amenazantes vinculadas a su decisión de no autorizar la concreción del pase. Tras contárselo a efectivos policiales, Fassi dio cuenta de la situación a la Liga Profesional y al presidente de la AFA, Claudio Tapia.

Según informó Mundo D, el presidente de la “T” no tendría información sobre cómo ni quien filtró sus contactos telefónicos.