Siguen llegando novedades en torno al asesinato de un joven policía de Berrotarán, por cuya muerte hay tres adolescentes y dos mayores detenidos, acusados de matarlo tras quitarle su arma reglamentaria, en la madrugada del sábado último.

Mientras se siguen peritando videos de seguridad por este crimen ocurrido en la plaza principal del pueblo, el padre de Santiago Mansicidor, de 25 años, dice que su hijo fue víctima de una patota que ya supo agredirlo seriamente hace dos años.

En tal sentido, el hombre dijo que los agresores se han convertido en los “matones” del pueblo y que tenían a maltraer a su muchacho, en el pasado: “hace dos años por el hecho de estar en una escuela de oficiales lo agarraron cruzando la plaza y lo molieron a palos también. El mismo grupo, las mismas cinco personas pero eran menores de edad”, expresó a El Doce.

“Es un grupo de chicos que se dedica a pelear. Una patota que hay en el pueblo, siempre agarran a alguno, golpean, pegan, lo dejan tirado en la calle y se van... le tocó a mi hijo”, comentó sobre los detenidos de los cuales tres son menores y están a disposición del juez de menores, mientras que los dos mayores fueron llevados a la cárcel de Río Cuarto.

Finalmente, lamentó que “hubo una denuncia en ese momento, pero eran menores así que siguieron. Al contrario: tomaron más alas acá como los matones del pueblo. Es como el tema de los femicidios, que hacen 20 denuncias y no son detenidos. No es porque la policía no lo quiera hacer, las leyes no lo permiten”, protestó.