Anestesiólogos y clínicas de Córdoba continúan en conflicto, luego de que la Asociación de Anestesia, Analgesia y Reanimación de la provincia (Adaarc) comenzará este lunes, una medida de fuerza para “atender de manera particular” a los afiliados a la obra social de jubilados Pami.

//Mirá también: Nueva protesta de trabajadores de la salud en Córdoba

“Normalmente, el Pami le paga a las clínicas una cápita, que es el módulo de una prestación donde está incluido todo. Las clínicas deben garantizar esa prestación con lo que la obra social abona y, a su vez, pagarle a los profesionales. Nuestros asociados nos han solicitado que intervengamos como entidad de facturación y cobro, porque no se les estaba garantizando el pago”, explicó Matías Vaccari, presidente de Adaarc.

El anestesiólogo denunció que algunas clínicas pagaban y otras no. Que otras tenían atrasos de meses y realizaban descuentos, como alquiler de quirófano o ciertos cánones. “Solicitamos que, a partir del 19 de abril, Pami deposite directamente a la asociación y nosotros a los profesionales”, informó Vaccari.

La medida de fuerza comenzó el lunes pasado, con diferente nivel de adhesión, algo menor en el interior provincial. La Asociación de Clínicas y Sanatorios Privados (Aclisa) presentó un amparo para que la Justicia intervenga en la resolución del conflicto. Al pedido adhirieron 19 clínicas de la ciudad de Córdoba y el interior provincial. Y recayó en la Cámara en lo Contencioso Administrativo de Primera Nominación.

“Por el momento, no tenemos novedades de la intervención judicial”, explicó Escuti. Quien agregó: “Los anestesiólogos están cortando las cirugías programadas a los afiliados de Pami, hasta tanto las clínicas no suscriban un convenio con la Adaarc. La asociación pretende que la obra social arregle con ellos en forma directa”.

Escuti informó que suspender las cirugías programadas hoy “es doblemente grave: primero por la pandemia y segundo, por los pobres afiliados”. Informó que interviene la Cámara porque está citado el Ministerio de Salud provincial.

Nosotros le pagamos a las clínicas. Sería una locura que cada especialidad reclamara el pago directo, vamos a desfinanciar el sistema. Me parece que esta forma de reclamar es extorsiva y corporativa. Ninguna especialidad cobra por separado”, dijo Rubén Ovelar, director ejecutivo de Pami Córdoba.

Ovelar informó que la obra social realiza auditorías a las clínicas que no pagan los aranceles convenidos. Y que los anestesiólogos están pidiendo un cobro por adelantado a los afiliados. “Quieren cortar la soga por lo más delgado. Esto no es un beneficio para los afiliados. Pami no puede intervenir porque no tiene convenio con Adaarc. Queremos que nos convoquen a la discusión”.

La palabra de los Anestesiólogos

El titular de la asociación que nuclea a los especialistas recalcó que lo que pretende la Adaarc no es cobrarle a los afiliados sino a los financiadores.

“Las clínicas nos están haciendo responsables a los anestesiólogos de la suspensión de las cirugías, pero nosotros estamos disponibles. Son ellos los que suspenden porque no quieren pagar los honorarios. Queremos atender. No es nuestra intención cobrarle al afiliado. La práctica debe estar pagada por los financiadores”, dijo Vaccari.

El anestesiólogo informó que la asociación tiene convenios directos con 170 financiadores. Y cuestionó los dichos de Ovelar: “Decir que salir del sistema capitado va a generar un desfinanciamiento en el sistema, es una frase desafortunada. Da la sensación de que se financian con los honorarios médicos”.

Y agregó: “No siento que seamos extorsivos. Somos profesionales de la salud que defendemos nuestras condiciones laborales”.