Habrá que agregar la historia de Jorge a la acepción del término futbolero del “cabezazo salvador”, aquel que permite llegar al gol cuando ya no quedan esperanzas de lograrlo por otros medios y llueven los centros como el que cabeceó el protagonista de esta historia, que se recupera de una operación en el cerebro y que sueña con volver pronto a ponerse los botines.

Mirá también: un cabezazo le dio el triunfo a Talleres en Brasil.

Se trata de la particular historia de una vida que cambió con un cabezazo en un partido con amigos, según vive para contarla Jorge Nieva, que tras un simple golpe de cabeza que le dio al centro cayó y tuvo una convulsión, por lo que lo tuvieron que llevar al médico de urgencia.

“Gracias a ese centro y cabezazo se me despertó una convulsión. Yo no sabía lo que era y como me sentí bien seguí jugando. Un mes y medio después en un segundo cabezazo se me despierta otra convulsión y voy al sanatorio Allende, donde sale el tumor”, relata a Cadena 3, este viernes.

La operación fue en marzo y Jorge estuvo despierto, mientras los médicos del Allende lo intervenían así porque el área afectada por el tumor estaba en la zona del centro del lenguaje y necesitaban chequear todo en tiempo real, explicó Enrique Herrera, neurocirujano del Sanatorio Allende: “cuando ingresa se le hace una tomografía y se observa la imagen sospechosa de un tumor en el lado izquierdo, cercano al lenguaje, y se confirma la presencia del tumor. Era uno bastante grande”, detalló.

“Yo no veía el quirófano, pero sí sentía como trabajaban en el cerebro porque tenés sensibilidad, pero el apoyo de los profesionales me hizo sentir muy bien y cómodo”, asegura Jorge que insiste que espera el alta completa para regresar a la cancha donde podría decirse que nació de nuevo: “físicamente estoy bien, con ganas para volver a jugar”, concluyó este viajante cordobés.