La mañana en Córdoba fue caótica a raíz de las manifestaciones en el centro de la ciudad. Sin embargo, un colectivero y su pasaje debieron vivir un retraso adicional, después de que una mujer se parara frente a la unidad y le impidiera seguir si no le abría las puertas.

La situación se llevó a cabo en la línea 30, en calle Deán Funes esquina Belgrano, donde una mujer llegó tarde al colectivo y buscó que el chofer frenara la unidad a cualquier costo. Según comentaron testigos a El Doce, la mujer comenzó a gritar y exigir que le permitiera subir.

Un policía que iba entre el pasaje, se bajó y le permitió que usara el servicio de transporte público. Sin embargo, al subir, la mujer se mostró enfurecida, agredió al chofer y a los pasajeros que se quejaban de su actitud.

Sin frenar los gritos, el colectivo paró en la esquina de Tucumán y Humberto Primero, donde el policía detectó que afuera había una colega. Finalmente, la mujer fue detenida por la oficial por disturbios.