Sus abuelos se conocieron en un baile, sus padres también y quiso el destino que a ella le tocase la misma suerte, en un recorrido que tiene un poco más de medio siglo y que tiene como banda sonora a Ariel Ferrari, Chébere y la Banda XXI, por orden de aparición.

//Mirá también: Día del Cuarteto: el mejor cantante, según los lectores de Vía Córdoba

Es la historia de Jazmín Ramírez, una que podría ser la de miles de cordobeses que llegamos al Mundo en un hogar formado por un hombre y una mujer que cruzaron las vidas en algún club cordobés, pero que tiene el dato curioso de ser una tradición de tres generaciones de una familia.

Todo comienza en la zona Sur de la ciudad, en el Club San Fernando, en el año 1965, con Silvia y Heriberto y así lo relata la nieta: “mis abuelos son Silvia y Heriberto, se conocieron un 9 de julio en el año 65 si no me equivoco en un baile en el Club San Fernando. Tocaba Ariel Ferrari y para ellos fue un flechazo”, nos escribe.

“Ella estaba de novia en ese momento, pero al día de hoy nos dice que fue tal la conexión que a los días terminó con su novio de Jazmín Ramírez y nunca más se separó de su Negro. Se casaron un 21 marzo del 1966 y tuvieron 3 hijas: Roxana, Belinda y Julia. Estuvieron juntos hasta que él falleció en 2013”, relata.

//Mirá también: Por qué es hoy el Día del Cuarteto

Ahora la historia nos sitúa a muy pocas cuadras de San Fernando, por avenida Vélez Sársfield, a la sede del “Taladro” del sur cordobés: “la mayor es mi mamá, Roxana. Conoció a mi papá en un baile de Chébere en el Club las Flores, el 23 de febrero de 1986”.

“Mi mamá iba con su abuela, tía y primos. Mi papá con amigos”, nos dice y luego cuenta un detalle que podría haber cambiado todo, al estilo de Volver al Futuro: tras el baile y sólo recordando que la chica era la hija de la peluquera el joven tuvo que esforzarse para encontrarla ya que “esa vez mi papá se fue sabiendo únicamente el primer nombre de mi mamá y que era hija de la peluquera. Recordaba la calle donde se habían despedido y nada más”.

A los días recorrió cuatro cuadras preguntando si alguien la conocía y le decía en dónde vivía mi mamá”.

Pero todo se enderezó cuando se reencontraron y tuvieron un aval y apoyo estratégico: “empezaron un noviazgo con la complicidad de mi bisabuela. Desde entonces están juntos. Se casaron un 25 de noviembre de 1989. Tienen 4 hijos: Jazmín, Kevin, Antonella y Lautaro”.

Y ahora tras Ariel Triunfador Ferrari y Chébere, el sonido ambiente lo ponen los chicos de “la XXI” y a nuestra narradora le toca el turno de hablar en primera persona: “la mayor soy yo. Con 22 años, en un baile de Banda XXI en Sala del Rey, conocí a mi esposo Ariel, la madrugada de un 10 de agosto de 2013”.

“La Sala explotaba” dice y nos pone en clima” “hacía un frío de morirse”, recuerda aportando un dato no menor porque el frío siempre desanima los que no están muy decididos de arrancar a la noche.

“Ninguno de los dos planeaba ir, y empujados por amigos terminamos ahí. Yo entré casi al final. Él consiguió las últimas entradas que le quedaban a la señora que vendía los chicles. Entró y cerraron las puertas”, narra sobre el instante previo al encuentro.

“No cabía un alfiler. En esa multitud terminamos uno al lado del otro, empezamos a bailar y no nos separamos en toda la noche. Empezamos a salir y no nos separamos más. Nos casamos un 21 de marzo del 2015. Hoy somos papás de 3 bombones: Noah, Dulce y Milo”, concluye.