El caso del nene de 8 años abandonado y rescatado en una vivienda de barrio Patricios Oeste, en Córdoba capital, sigue sumando repercusiones. Este jueves se conocieron los estremecedores relatos de los policías que acudieron a la vivienda ubicada en calle Granadero Tobas al 3767 y se encontraron con la terrible escena.

“Nuestro personal llegó al lugar y nos encontramos con vecinos que nos apuntaron el domicilio exacto. Tomamos contacto con el menor a través de una ventana con rejas. Era tan sólo un niño de 8 años, autista, que no hablaba. Estaba completamente desnudo y muy flaco”, expresó el comisario Víctor Di Stéfano, subdirector General de zona norte, en declaraciones a Cadena 3.

Pero eso no sería todo, ya que la situación les provocó aun mayor dolor al ingresar al domicilio. “Se convocó al personal de Bomberos y Policía, se rompió la cerradura e ingresamos. El pequeño estaba en unas condiciones extremas de falta de higiene, entre basura de varios días y necesidades fisiológicas esparcidas por todo el piso”, detalló.

Y agregó: “Ver este niño en este estado realmente nos impactó. En tantos años de servicio nunca vi una cosa así. Tenemos policías que son mamás, policías que son papás. Fue muy doloroso para todos ver esto. Gracias a Dios lo rescatamos”.

El dolor de los policías que lo rescataron

Por otra parte, los uniformados que participaron del operativo también mostraron su dolor por lo ocurrido y el momento vivido. “Me da mucha tristeza. Particularmente cuando llegué a casa, me saqué el uniforme me senté en la cama e inmediatamente la tristeza. Es chocante, a mi me choca mucho”, expresó José Helvecio Salas, oficial ayudante que actuó en el operativo, a El Doce.

Y agregó: “Una vez ahí, a través de una ventana que da a un dormitorio observamos a este niño en las peores condiciones. No hablaba, no respondía, solamente hacía señas. Estaba todo oscuro, se notaba falta de higiene. A mí particularmente, yo que soy padre, me partió al medio”.

Por último, el sargento Edgardo Burgos aseguró: “Me explican la situación y vemos un nene del otro lado de la ventana sentado en un colchón totalmente desnudito jugando con un objeto, encerrado solito. Cuando se nos da la directiva tratamos de no hacer mucho ruido para que no se asuste, le hablamos y no respondía. Una vez que se logró ingresar con ayuda de personal femenino se lo vistió, lo hablaron, se lo vio bien. Ojalá tenga una contención necesaria”.

Había una denuncia desde agosto

Sobre lo ocurrido, el director general de la Secretaría de la Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf) confirmó que había existido una denuncia en agosto y que personal se había presentado en el domicilio, pero no encontraron a nadie.

“Había un llamado al 102 de agosto. Era muy inespecífica y muy confusa, narraba situaciones de violencia y maltrato. Un equipo de Senaf acudió al domicilio, no encontramos a nadie, se entrevistaron a vecinos, no logramos mayores precisiones”, aseguró Luis Guerchunoff.

A su vez, indicó que por el momento no se tienen detalles del paradero de la madre del niño y que lo único que se sabe es el nombre y apellido.