Graciela del Valle Díaz (33) iba camino a su trabajo cuando su expareja Leandro Fabían Vivas (36) la asesinó de dos balazos. El hecho ocurrió el pasado 26 de noviembre en Caminiaga, localidad ubicada al norte de Córdoba. Tras el femicidio, Mariela, hermana de la víctima, habló con los medios y apuntó contra la Justicia y la Policía de Córdoba.

Mariela aseguró que su hermana ya había hecho una denuncia por violencia de género contra Vivas; incluso, apuntó a que el acusado tenía otras acusaciones de una pareja anterior. “Tanto la justicia como la policía se relajan y creen que no va a pasar nada”, dijo.

Respecto a las consecuencias por el hecho, la mujer pidió cadena perpetua para el acusado. “A mi hermana ya no la vamos a tener, pero pido la máxima pena para el autor del femicidio y pido responsabilizar a quienes nos representan para que no haya próximas víctimas”, compartió a Diario Primer Informe.

GRACIELA DÍAZ. La mujer fue asesinada el viernes 26 de noviembre por su expareja.

Hecho de violencia previo

Mariela detalló cómo fue la relación entre ambos y aseguró que hubo un hecho de violencia y amenazas previas al femicidio. “Ellos tuvieron una relación de tres años. Luego ella decide separarse. El 12 de noviembre pasado él (por Vivas) la agredió en su domicilio y le dice: ‘Ya vas a ver lo que te va a pasar’. La subió al auto y ella logra tirarse y pide ayuda a mis padres. Ese día va y hace la denuncia”, comenzó explicando.

Posterior al hecho, aseguró que al agresor sólo le dieron una medida de restricción de acercamiento. “A pesar de que ella dijo que él tenía arma de fuego, no hicieron un allanamiento ni nada para sacársela. Tampoco le dieron botón antipánico. El hombre estaba en los bares de acá del pueblo, todo el mundo lo veía y la policía no lo controló”, explicó.

Cuando el periodista Franco Samuel Farías le consultó sobre el modo en el que Vivas se entregó tras el crimen, Mariela respondió: “Él pidió que esté presente su patrón que es juez de Paz de Chuña Huasi”.

El crimen de Mariela es el 15° femicidio en la provincia de Córdoba, desde que comenzó el 2021.