En medio de la vorágine de las últimas horas, una información se coló en las redes y daba cuenta de una denuncia de un hermano de Carlitos Jiménez, que reclamaba el estado de abandono de la madre, la que ha salido a negar rumores y confirmar “estoy muy bien”.

Este miércoles, la palabra de Esilda Rufino, de 92 años, se hizo escuchar por la pantalla de El Doce, cuando la llamaron a la residencia geriátrica donde vive y espera el momento del reencuentro con su famoso hijo, impedido por la cuarentena en curso.

“La gente no entiende y habla, pero yo lo entiendo a él y sé muy bien como son las cosas con su éxito”, comentó y dijo que espera que el popular Mona pueda volver a escena, para su cumpleaños número 70: “el 11 de enero tengo la esperanza de que haga un show para poder verlo en el escenario”, concluyó.

Ayer, un hermano del cantante había dicho en las redes que Carlitos había abandonado a su madre: “está en un geriátrico la pobre sufriendo mucho, yo no me puedo hacer cargo, teniendo un hijo muy famoso que no la va a ver ni nada”, había expresado.