Un gendarme quedó involucrado en un hecho delictivo este viernes luego de que, en un allanamiento en su casa, encontraran una gran cantidad de notebooks, teléfonos celulares y tablets. Todo se dio en el marco de una investigación por robo, en Jesús María.

Las investigaciones se iniciaron luego de que una joven denunciara el robo de su teléfono celular, un iPhone que tenía activado el sistema de rastreo, durante el Festival Nacional de Doma y Folklore.

Cuando personal de la Brigada de Investigaciones de la Departamental Colón llegó al domicilio que marcaba la señal del teléfono se dieron con una gran motín: 80 teléfonos celulares, 28 notebooks, cinco netbooks y tres tablets.

Según se pudo saber, el sujeto que habita esta vivienda es un cabo primero de Gendarmería Nacional. Los dispositivos fueron incautados y por el momento el uniformado no fue detenido.

La fiscalía de turno investiga las maniobras para obtenerlos.