La inseguridad no da tregua en Córdoba y los delincuentes siguen sin mostrar ningún tipo de escrúpulo. Este martes ingresaron a robar a la vivienda de una pareja de jubilados y se llevaron, entre otras cosas, los remedios que la mujer utiliza para su tratamiento contra el cáncer y la historia clínica.

El hecho se produjo alrededor de las 19.30, en calle Augusti al 7300, de barrio Argüello. La pareja volvía de una sesión de quimioterapia que le habían realizado a la mujer y cuando estaban por ingresar a la vivienda fueron abordados por unos delincuentes que descendieron de una moto.

Estábamos ingresando a casa, no habíamos abierto la puerta. Se baja uno con una pistola, nos obliga a entrar nos lleva a los empujones. Nos separan, uno de ellos me lleva hacia arriba y ahí me obliga a tirarme al suelo, me golpea”, relató Sergio Demichelli a El Doce.

Mientras eso ocurría, en otro sector de la vivienda, Gloria había quedado a merced de los delincuentes. “Venía con el maletín con los remedios y la historia clínica. Me pedían que controlara los perros y dejé el maletín a un costado. El que me tiene sujeta me dice ‘esta vieja de m... tiró el maletín aca’ y le digo tiene la historia clínica y remedios oncológicos, se indignaron y me golpearon les dije no me peguen que tengo cáncer en los huesos y me volvieron a golpear”, relató la mujer.

Pero eso no fue todo ya que continuaron con las agresiones. “Me tiraron al piso, me obligaban a que me pare y me arrastran por el piso. En ese momento baja la persona que llevo a Sergio y decían no nos vamos a ir sin llevarles el auto. Lamento no haber tenido el palo de amasar y reventárselo en la boca, se llevaron el televisor y la compu”, contó.

Y agregó: “Quedé en el piso porque tengo una especie de anemia crónica y cualquier esfuerzo me lleva toda la energía y quedo tirada un rato. En mi caso las quimio son cada 14 días”.

Por otra parte, Sergio reconoció que tuvo la oportunidad de atacar a uno de los delincuentes, pero prefirió no hacerlo. “En un momento estaba tirado en el suelo y me doy cuenta que el tipo no estaba más. Yo tengo una escopeta y hace años que está. Pensé en hacer justicia por mano propia y decidí que no valía la pena correr ese riesgo y opté por gritarle al vecino para que llame a la policía. El tipo me estaba buscando y ahí es cuando deciden irse y los veo desde el techo del vecino”, relató.

Por último, reflexionó: “Que expuestos que estamos, la sociedad pide a gritos que esto cambie. La gente de trabajo, yo estoy jubilado pero tengo que seguir trabajando”. Mientras que Gloria remató: “Estoy indignada conmigo por no poder hacer nada. O son ellos o sos vos”.