Las últimas horas del lunes fueron especialmente complicadas en vastas zonas del centro y oeste de la provincia de Córdoba con tormentas que dejaron lluvias de incluso más de 100 milímetros en algunos sectores, los que provocaron crecientes de los ríos serranos y anegamientos de calles y viviendas en la Docta y otras localidades cordobesas.

Fueron varias tormentas las que afectaron a Córdoba hacia la medianoche del lunes y la madrugada del martes, que dejaron sectores sin energía eléctrica y crecientes en los ríos serranos que provocaron cierres de vados.

En Valle de Punilla, el río San Antonio tuvo un pico de 8 metros de altura y el río Cosquín subió por de más de tres metros, por lo que el aumento de ambos cauces hizo crecer el nivel del Dique San Roque, al que aportan.

En la Docta la lluvia dejó vecinos evacuados en barrio Cabildo; y la tormenta también causó calles anegadas, cortes de energía eléctrica y hasta la destrucción total de una vivienda en barrio Don Bosco por la caída de un rayo, que provocó un incendio.

Ante un panorama complicado, la dirección de Defensa Civil ha pedido la precaución a los vecinos, turistas y automovilistas, para que estén atentos a la circulación y permanencia en sitios en los que se registran importantes crecidas en los ríos.

En tal sentido, el Director de Defensa Civil, Diego Concha explicó que “en todos los arroyos y ríos serranos hay que tener precaución porque los ríos van a aumentar su caudal”, comentó en alusión a los ríos río San Antonio, en Cabalango, en Tanti, Cosquín, en los afluentes del dique la Quebrada y también en Calamuchita.

También hay crecientes en el departamento Santa María, como el río San José, en la zona de San Clemente y el río Anisacate.