La Justicia de Córdoba ha obligado a un supermercado de la ciudad de Marcos Juárez a pagar una indemnización por daño moral que ronda los dos millones de pesos, tras la demanda presentada por un cliente, al que lo obligaron a pasar un mal momento en público.

Así lo determinó la jueza en lo Civil y Comercial, Elisa Molina Torres, a cargo del juzgado de Bell Ville, que condenó al súper por “daños morales y psicológicos” con una suma de 200 mil pesos, que con los intereses en concepto de daño punitivo, ronda los 2.000.000 de pesos.

El hecho sucedió en 2018, en pleno supermercado y a la vista de todos los clientes que había en el predio cuando sonaron las alarmas y los guardias no tuvieron mejor idea que derribarlo al piso, contó su abogado Catriel Magarello a Cadena 3.

“Empezaron a sacarle todos los productos, se llamó al cliente y se lo llevó a un lugar reservado, donde pasaron todos los productos, porque era posible que el lector no haya ‘quemado’ alguno de los códigos de los productos”, relató el letrado.

Entre los productos había un desodorante que no fue pasado por el lector de barras y que luego hizo sonar las alarmas: “mi cliente lo volvió a pagar y se fue a la casa con vergüenza por tamaña acusación de robo. Más tarde, con más tranquilidad, se dio cuenta que el producto aparecía en el ticket, y por ende, lo había abonado, pero no le habían quemado el código de barras”, indicó Magarello.