En una de las causas más resonantes por estafas telefónicas, la Justicia de Córdoba aplicó 22 condenas y una absolución, en un juicio por delitos que se cometían desde el interior de la cárcel de Cruz del Eje, en el noroeste de Córdoba.

Se trató de un juicio masivo que debió realizarse en dos salas y también por la web, en la Cámara en lo Criminal y Correccional de 10° Nominación de la ciudad de Córdoba.

Las condenas se dieron por la probada comisión del delito de asociación ilícita a un grupo de personas que cometía estafas telefónicas engañando a sus víctimas de que habían obtenido premios mediante “sorteos virtuales”.

De acuerdo a lo publicado por el portal del Poder Judicial, las penas más graves recayeron sobre los jefes de la asociación ilícita, que también fueron condenados por la comisión de múltiples estafas: José Daniel Córdoba recibió 5 años y 4 meses de prisión (unificada con otra sentencia anterior en la pena de 6 años de prisión); William Elías Córdoba, 5 años 6 meses de prisión; Lucas Alberto Sebastián Chiquilito, 5 años y 2 meses de prisión (seguirá en libertad hasta que la sentencia sea convalidada); Carlos Javier Alderete, 5 años y 2 meses de prisión (unificada con una condena anterior en la pena de 6 y 10 meses de prisión); Nicolás Cesar Quinteros, 5 años y 4 meses de prisión; y Darío German Calderón, 5 años y 2 meses de prisión efectiva, (unificada con una condena anterior en la pena de 5 años y 6 meses de prisión).

Además, fueron condenados como miembros de la asociación ilícita Mirta Isabel Gorosito, Johana Edith Martínez, Karen Aldana Álvarez, Sergio Sebastián Ahumada, Roberto Antonio Loza, Rodrigo Adrián Moyano, Jésica Silvana Taborda, Paola Beatriz Córdoba, Ángel Esteban Tapia, Leandro Sebastián Loza, Cielo Janet Alderete, Matías Emanuel Chiquilito, Aníbal César Quinteros, Cynthia de Lourdes Calderón, Romina Soledad Esquivelgloria y Elizabeth Uran.

A ellos el tribunal les impuso la pena de tres años de prisión en suspenso con específicas normas de conducta que deberán cumplir durante tres años.

Finalmente, el único imputado absuelto fue Mauricio Damián Ceballos, por pedido del fiscal de Cámara, Gustavo Dalma.