Tensión, angustia, tranquilidad y felicidad toda esa mezcla de sentimientos se vivió en el Puente Zípoli días atrás, luego de que dos agentes de la Policía de Córdoba lograran reanimar a un bebé que aparentemente se había broncoaspirado. Se trata del segundo niño que salvan estos mismos uniformados en menos de un mes.

//Mirá también: Una agente cordobesa amamantó al bebé que custodiaba

Nazareno Acosta y Mauro Utrera son los efectivos que se encontraban apostados en un control policial en el mencionado puente. Hasta allí llegó el sábado pasado una mamá desesperada con su pequeño hijo de casi un mes de vida. Al parecer, el pequeño se había broncoaspirado. Inmediatamente Utrera fue el encargado de empezar con las maniobras de reanimación.

“Tratamos de estar tranquilos, de no mostrar nervios. Yo me arrodillé en el suelo que es más cómodo cuando se trata de bebés, y lo puse sobre mi brazo izquierdo. Creo que tardó un minuto más o menos en reaccionar y largar el llanto, pero parece eterno”, relató el agente a La Voz.

//Mirá también: Córdoba: bebé quemado había sido herido con un tenedor, semanas atrás

Y explicó: “En la Policía tenemos capacitaciones de primeros auxilios y RCP, tenemos conocimientos que nos permitieron salvarle la vida a los bebés con mi dupla (Nazareno Acosta)”.

El segundo bebé que salvan en un mes

Este no es el primer caso que le toca a esta dupla. Hasta el mismo sector de la capital cordobesa, el 18 de abril llegó otra familia con un bebé que también necesitaba reanimación.

El pequeño tenía apenas tres días de vida y fue el propio Utrera el que también le practicó maniobras de RCP para reanimarlo.