El acelerado incremento de contagios por coronavirus está alertando una vez más a los profesionales de la salud, quienes aseguran que su trabajo ha aumentado en un 50 por ciento más. En este caso fue Julio Bartoli, jefe de Terapia Intensiva de la Clínica Reina Fabiola, quien relató a Cadena 3 que pasaron de trabajar 40 horas semanales a 60 desde que comenzó la segunda ola.

Bartoli explicó a Cadena 3 que este incremento en las camas UTI genera un ritmo “agobiante” de trabajo debido a la cantidad de cuidados que necesitan los pacientes y la falta de personal. En la provincia, los últimos reportes indican que la ocupación se encuentra en un 40 por ciento.

//Mirá también: Coronavirus en Córdoba: casos positivos por debajo de los mil pero aumentó la ocupación de camas críticas

“Los pacientes con Covid críticos necesitan estar con respirador, pero además ventilarse boca abajo, altas dosis de medicamentos, hay que además hacer mucha fisioterapia, kinesioterapia, movilizarlos y todo eso significa duplicación del trabajo para todos los que integramos el equipo de salud”, remarcó el profesional.

En este sentido, destacó que los pacientes críticos necesitan entre dos y tres semanas de internación, lo que requiere una “intensidad mayor de cuidados”. Además, dejó en claro que en esta segunda ola hay gente más joven internada, con un promedio de 45, 50 años, mientras que el año pasado era superior a los 60.

La mayoría de los jóvenes que enferman críticamente si tienen factores previos como obesidad, diabetes u otra enfermedad que los predispone a tener una forma más grave. Eso sí, lo vemos casi diariamente con un énfasis sobre la obesidad que realmente es muy llamativa”, señaló.

//Mirá también: Autoridades provinciales se reunieron para definir medidas a tomar en Córdoba

El terapista hizo referencia a que existen varias diferencias positivas y negativas con respecto al año pasado. “La primera es que ya sabemos de qué viene, qué hay que hacer, cómo hay que hacer. La mayoría del personal esta vacunado y eso hace una ventaja enorme al poder trabajar”, afirmó.

Y contrapuso: “La segunda es que nada se ha detenido, así que estamos haciendo al mismo tiempo todo lo Covid y todo lo no Covid, con lo cual, eso nos acerca al límite de saturación del personal y al límite de capacidad físicas del hospital”.

Por último, remarcó que siguen siendo “los mismos terapistas” que el año pasado, e incluso muchos decidieron irse a otras provincias ante las mejores ofertas laborales.