Son días agitados para Talleres en el mercado de pases, y en vísperas de su segunda presentación en el Hexagonal Internacional, este sábado frente a San Lorenzo a las 21 en La Plata, y tras la derrota en el debut 3-1 ante Independiente.

Sin Juan Cruz Komar, en rebeldía en Rosario a la espera de sumarse a Central, Andrés Fassi activó la búsqueda de otro zaguero y llegaría Ramiro González Hernández, con un paso por Instituto en la temporada 2016/17 y que estaba a punto de fichar en el Palestino de Chile, país donde hizo gran parte de su carrera.

De hecho, González Hernández (31 años) se nacionalizó chileno. Rescindió contrato con el León de México para ir al Palestino, pero optó por jugar en Talleres.

El propio Fassi reconoció como “imposibles” las gestiones por Pol Fernández, del Cruz Azul y más cerca de volver a Boca; pese al ofrecimiento concreto a los mexicanos de 1,5 millones de dólares y el pase del delantero Junior Arias, para repatriar al volante.

Lo propio con Andrés Cubas, sin continuidad en Francia y con intenciones de relanzar su carrera en un Talleres donde fue figura. Pero según Fassi, el Nimes no lo cederá a préstamo. Por otra parte, el volante central está lesionado, con una fractura en el peroné.

Se va el brasileño

Guilherme Parede, quien completó la recuperación tras la lesión en la rodilla en el inicio de la Copa Sudamericana anterior ante Emelec; y por la cual debió ser operado; continuará su carrera en su país, en el Esporte Clube Juventude de Brasil.

Guilherme Parede jugará a préstamo en el Juventude de Brasil, a préstamo (La Voz).

El delantero de 26 años fue cedido a préstamo sin cargo hasta diciembre de 2022, con opción de compra del pase. Previamente, firmó la extensión de su contrato con Talleres hasta diciembre de 2024.