El dictado de clases presenciales en Córdoba en plena suba de casos de coronavirus sigue generando nuevos capítulos y entredichos entre funcionarios y hasta el propio presidente Alberto Fernández. Este martes el que volvió a hablar fue el ministro de Educación de la nación, Nicolás Trotta quien se vio sorprendido por la decisión del gobierno de Juan Schiaretti.

Mirá también: Grahovac opinó de las clases presenciales, las vacaciones de invierno y le respondió a Alberto Fernández

“Cuestionamos a las provincias que están con clases presenciales en el marco de alarma epidemiológica. Nosotros planteamos priorizar la presencialidad y en el caso de estar en alarma epidemiológica, suspenderla. Córdoba está con 1.099 casos cada 100 mil habitantes, duplica nuestra normativa y triplica la normativa de Alemania. No es que tenemos un enojo, tenemos una enorme preocupación porque la realidad epidemiológica de Córdoba es de una enorme complejidad. Es doloroso y difícil ponerle un parate a la presencialidad”, aseguró el funcionario a Mitre Córdoba.

En este sentido, Trotta también mostró cierto desconcierto por la decisión que tomó el gobierno de Juan Schiaretti de mantener la presencialidad a pesar de estar registrando una suba constante de contagios de Covid-19. El ministro encontró como una posible razón, las elecciones legislativas. “Me llama poderosamente la atención el cambio de agenda. El gobernador Schiaretti fue uno de los gobernadores más responsables del 2020 en el tratamiento de la pandemia. Nada hacía suponer este cambio de agenda en lo que se refiere a la ciudad de Córdoba porque la provincia acompañó la resolución del Consejo Federal de Educación”, explicó Trotta.

//Mirá también: Coronavirus en Córdoba: suspenden clases presenciales en 12 localidades

Y enfatizó: “Es difícil comprenderlo, el único elemento que uno observa es que estamos en un año electoral. Y tomar una decisión vinculada a suspender la presencialidad es difícil. Me cuesta comprender con estos indicadores tan contundentes. Está más que duplicando el indicador, no es que está cerca de pasarlo”.

Por su parte, aprovechó para aclarar que en las localidades que no tengan alarma se puede dictar clases presenciales: “Esto no quiere decir que en el resto de la provincia no se puedan llevar adelante las clases presenciales. En los sectores que tengan bajo riesgo, medio riesgo o incluso alto riesgo se puede. Mantener la presencialidad con esta tasa de incidencia es exponer a un riesgo extremo a toda la sociedad”.

Trotta también salió a responderle al ministro de Salud de Córdoba, Diego Cardozo quien consideró que “por que los chiquitos vayan a la escuela no se va a saturar el sistema de salud”. “Será la mirada del ministro. Las escuelas pueden ser de bajo riesgo cuando se dan dos elementos: protocolos estrictos y realidad epidemiológica con baja tasa de incidencia. Con la tasa de incidencia de Córdoba no hay ninguna ciudad del mundo que hayan vuelto a la presencialidad. Les pido ejemplos de ciudades que tengan esta tasa de incidencia y hayan vuelto a la presencialidad”, contestó Trotta.

//Mirá también: Coronavirus: terapistas de Córdoba alertan por las internaciones

Por último también defendió la realidad del país y la campaña de vacunación que se aceleró en el último tiempo. “Todos podemos tener una mirada particular, pero Argentina es uno de los países que mayor cantidad de vacunas ha aplicado. Las vacunas son el horizonte y el marco de superación de la pandemia. No es una cuestión de enojo ni de partidizar. Córdoba votó que establecía que frente a la situación de alarma epidemiológica había que suspender la presencialidad”.