Boca volvió a mostrar una imagen pobre de fútbol ante Newell’s. Sebastián Battaglia quedó expuesto por una nueva indisciplina en su plantel. Sebastián Villa, Edwin Cardona y Carlos Zambrano habían quedado en el banco por una “intoxicación” pero su verdadera actitud molestó en el club.

Los tres futbolistas internacionales iban a ser titulares ante la “Lepra” el domingo pasado, cuando el partido se suspendió tras el pésimo estado del campo de juego de La Bombonera tras las fuertes lluvias. Desde entonces se forjó el nuevo episodio poco profesional.

En la reprogramación del duelo, Battaglia decidió que los tres fueran al banco de suplentes. “Los tres cambios fueron producto de un mal estar que tenían los tres, una intoxicación que tuvieron. Zambrano directamente no salió a hacer la entrada en calor, se quedó en el banco de suplentes, se sentía muy mal. Edwin y Villa hicieron un esfuerzo enorme, la verdad que los necesitamos”, dijo el DT en conferencia de prensa luego del empate sin goles ante Newell’s.

En la misma conferencia, un periodista le consultó a Battaglia por una supuesta pelea entre Agustín Almendra y Cardona. “Eso es mentira, lo desmiento completamente. Nada que ver. Se instalan un montón de cosas, uno a veces tiene que escuchar cada cosa que si salimos a aclarar todo, no se puede vivir”, confesó.

La nueva indisciplina en Boca

Las aclaraciones de Battaglia resultaron de poco peso. Según informó el diario Olé, los futbolistas tuvieron la tarde del lunes libre y en ese entonces sucedió la polémica.

“Llevaron mujeres al hotel”, le dijo una fuente del Hotel Intercontinental -donde concentra Boca- al medio local.

Además, aseguraron que habrían consumido bebidas alcohólicas y que su estado al día siguiente no estaba ni cerca de ser el mejor.

Villa, Cardona y Zambrano protagonizaron el nuevo escándalo en Boca.

Ante el más reciente episodio -uno más en la lista-, el plantel de Boca quedó molesto y cansado de la falta de compromiso y la repetición de malas costumbres que afectan al equipo entero. Habría sido la gota que rebalsó el vaso para unas sanciones más fuertes o para dar por terminado su ciclo en el club.