Lautaro le ganó la pulseada a Paulo Dybala. Inter derrotó 4-2 a Juventus en el Olímpico de Roma y se consagró campeón de la Copa Italia.

Tanto el cordobés como Martínez fueron titulares en sus respectivos equipos. El propio trámite del partido fue muy cambiante y los dos argentinos tuvieron muchas emociones.

Juventus e Inter disputan la final de la Copa Italia. Foto: Inter

El Inter comenzó ganando el partido en la primera mitad. A los seis minutos, Nicolo Barella dibujó una jugada personal que terminó en un preciso remate desde afuera del área para el 1-0.

Las potencias de la Juve fueron sumando metros en el campo de juego rival. Recién en la segunda parte pudieron reaccionar en el marcador.

Alex Sandro quiso terminar un avance de la Vecchia Signora y, tras un leve desvío y una floja respuesta de Samir Handanovic -que salvó muchísimas veces al Inter-, consiguió el empate a los 49 minutos.

El propio impulso de la igualdad llevó a la Juventus a meter el 2-1 a los 52 minutos. Dusan Vlahovic se armó su propia definición: primero fusiló a Handanovic con un pelotazo en la cara y después definió cómodamente.

Juventus e Inter disputan la final de la Copa Italia. Foto: Juventus

El conjunto de Massimiliano Allegri se fue quedando y el Nerazzurro presionó. Lautaro generó un penal que Hakan Calhanoglu cambió por gol para el 2-2.

Terminados los 90 minutos con el marcador igualado, la final se fue a tiempo suplementario. A los 97 minutos, con asistencia del VAR, el árbitro marcó un nuevo penal para Inter. Ivan Perisic tomó la pelota y puso el 3-2.

Lautaro Martínez besa el trofeo de la Copa Italia, que le ganó a la Juventus de Paulo Dybala. Foto: Inter

El Tucu Correa, que ingresó en el segundo tiempo, le dio más vértigo al Inter. Aceleró en un intento de contra y la jugada terminó en Perisic. El croata clavó un zurdazo letal para Mattia Perin y 4-2 para el Nerazzurro.

Los goles de la final de la Copa Italia