El caso de Peng Shuai tras su denuncia por abuso sexual llevó a la WTA a tomar decisiones más fuertes: suspendieron todos sus torneos en China y Hong Kong.

La salud y la integridad de la tenista china sigue siendo desconocida, luego de hacer pública la denuncia por abuso a Zhang Gaoli, líder del partido comunista de China y ex vicepresidente del país, el 2 de noviembre.

Fueron algunos pequeños vistazos de confirmación, como el comunicado en el que Shuai habría mostrado su bienestar. “No estoy desaparecida ni estoy en peligro. Solo estuve descansando en casa y todo está bien”, habría anunciado.

Ante semejante incertidumbre y preocupación, la WTA se plantó. “Como resultado, y con el pleno apoyo de la Junta Directiva de la WTA, anuncio la inmediata suspensión de todos los torneos de nuestra asociación en China y Hong Kong”, comunicó la asociación bajo la firma de su director ejecutivo, Steve Simon.

La WTA suspendió todos sus torneos en China y Hong Kong.

“La autoridades chinas han tenido muchas oportunidades para terminar con la censura que se impuso en el país sobre este serio problema, dar pruebas verificables de que Peng está libre y en condiciones de hablar y expresarse sin interferencias ni intimidación y hacer una investigación transparente y completa de las acusaciones”, sumaron.

Incluso Novak Djokovic defendió la postura de la WTA. “Es una organización de jugadoras, así que apoyo totalmente a la WTA. No tenemos suficiente información sobre Peng. Es una medida muy valiente, es importante que nos apoyemos unos a otros”, sostuvo el serbio.

El comunicado de la WTA

“Cuando el 2 de noviembre de 2021, Peng Shuai publicó una denuncia de agresión sexual contra un alto funcionario del gobierno chino, la Asociación de Tenis Femenino reconoció que el mensaje de Peng Shuai debía ser escuchado y tomado en serio. Las jugadoras de la WTA, por no hablar de las mujeres de todo el mundo, no merecen nada menos.

Desde ese momento en adelante, Peng Shuai demostró la importancia de hablar, particularmente cuando se trata de agresión sexual, y especialmente cuando hay personas poderosas involucradas. Como dijo Peng en su publicación, “Incluso si es como un huevo golpeando una piedra, o si soy como una polilla atraída por la llama, invitando a la autodestrucción, diré la verdad sobre ti”. Ella sabía los peligros a los que ella se enfrentaría, sin embargo, se hizo pública de todos modos. Admiro su fuerza y coraje.

Desde entonces, el mensaje de Peng se ha eliminado de Internet y la discusión de este grave problema ha sido censurada en China. A los funcionarios chinos se les ha brindado la oportunidad de poner fin a esta censura, demostrar de manera verificable que Peng es libre y puede hablar sin interferencia o intimidación, e investigar la acusación de agresión sexual de manera completa, justa y transparente. Desafortunadamente, el liderazgo en China no ha abordado este tema tan grave de manera creíble. Si bien ahora sabemos dónde está Peng, tengo serias dudas de que sea libre, segura y no sujeta a censura, coerción e intimidación. La WTA ha sido clara sobre lo que se necesita aquí, y repetimos nuestra petición a una investigación completa y transparente, sin censura, sobre la acusación de agresión sexual de Peng Shuai.

Nada de esto es aceptable ni puede volverse aceptable. Si las personas poderosas pueden reprimir las voces de las mujeres y barrer las acusaciones de agresión sexual bajo la alfombra, entonces la base sobre la que se fundó la WTA, la igualdad para las mujeres, sufriría un inmenso revés. No dejaré ni puedo permitir que eso le pase a la WTA y sus jugadoras.

Como resultado, y con el apoyo total de la Junta Directiva de la WTA, anuncio la suspensión inmediata de todos los torneos de la WTA en China, incluido Hong Kong. En conciencia, no veo cómo puedo pedirles a nuestras atletas que compitan allí cuando a Peng Shuai no se le permite comunicarse libremente y aparentemente ha sido presionada para contradecir su acusación de agresión sexual. Dado el estado actual de las cosas, también estoy muy preocupado por los riesgos que todas nuestras jugadoras y personal podrían enfrentarse si tuviéramos que realizar eventos en China en 2022.

Me ha complacido la enorme cantidad de apoyo internacional que la WTA ha recibido por su posición sobre este asunto. Para proteger aún más a Peng y a muchas otras mujeres en todo el mundo, es más urgente que nunca que la gente hable. La WTA hará todo lo posible para proteger a sus jugadoras. Mientras lo hacemos, espero que los líderes de todo el mundo sigan hablando para que se pueda hacer justicia por Peng y por todas las mujeres, sin importar las ramificaciones financieras.

Lamento mucho que haya llegado a este punto. Las comunidades del tenis en China y Hong Kong están llenas de grandes personas con las que hemos trabajado durante muchos años. Deben estar orgullosos de sus logros, hospitalidad y éxito. Sin embargo, a menos que China tome las medidas que hemos solicitado, no podemos poner en riesgo a nuestras jugadoras y personal al realizar eventos en China. Los líderes de China han dejado a la WTA sin otra opción. Tengo la esperanza de que nuestras súplicas sean escuchadas y las autoridades chinas tomarán medidas para abordar legítimamente este problema”.