Ya quedaron finalizadas las audiencias públicas que determinarán cuáles serán los aumentos de los diferentes servicios de gas y luz, así como también cómo quedarán segmentados los subsidios según cada región geográfica. Asimismo, durante el transcurso de esta semana, se estará debatiendo una posible alza del 32% en el agua para el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

Las subas del servicio de gas representan entre un 18% y un 25% según la zona de residencia.

De esta manera, y así como se acordó en el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el pasado mes de marzo, las tarifas de estos servicios verían sus incrementos a partir del 1° de junio.

Cuáles son los aumentos de las tarifas

El próximo jueves 19 de mayo, el Gobierno llevará a cabo una nueva audiencia pública donde se buscará validar el incremento en las tarifas de agua, tanto para la Ciudad de Buenos Aires, así como también para el conurbano.

Cabe destacar que en este sentido, ya desde el 1° de marzo se produjo un incremento del 20% general en la tarifa de electricidad, que afecta a los usuarios del AMBA tanto de Edesur como de Edenor.

A esta suba, el Gobierno propuso otra similar, que contempla el 17% en promedio adicional. Está destinada a los “sectores medios” de la sociedad, lo que terminará redondeando un incremento final para el 2022 del 43%.

Aquellos usuarios que perciben tarifa social, alcanzarán una suba para todo el año del 20% al 21%.

La quita de los subsidios se haría escalonada y se comenzaría a efectuar a partir del 1° de junio. Foto: Castillo Pedro

Respecto del gas, el pasado 10 de mayo se llevó a cabo la audiencia donde funcionarios de la Secretaría de Energía evidenciaron que las subas representan entre un 18% y un 25%, según la zona de residencia.

Y en lo que concierne al servicio del agua, Agua y Saneamientos (Aysa) ya propuso en marzo pasado que los aumentos de sus servicios sean de un 32%, aplicados en dos tramos. El primero de ellos, un 20%, para julio y el 10% adicional, a partir de octubre.

Los usuarios que dejarán de percibir los subsidios

La propuesta gira en torno a que el 10% de los usuarios que ostentan mayores ingresos dejen de recibir los subsidios por estos servicios y pasen así a pagar la tarifa plena. Esto generaría incrementos superiores al 150%.

Estos usuarios corresponderían a aquellos que residen en determinadas zonas geográficas, las cuales, según el Ente Regulador de la Electricidad (ENRE), considera de mayor valor el metro cuadrado.

Serían unos 500 mil hogares los que estarían dejando de percibir los subsidios a las tarifas de los servicios.

Así, estaría afectando a unos 500 mil hogares, donde se incluyen countries. Asimismo, aquellos que presenten ingresos superiores a 3,5 Canasta Básicas Totales, lo que implica ganancias que superen los $314.000.

Al mismo tiempo, quienes poseen aviones o embarcaciones de lujo y quienes son propietarios de tres o más inmuebles y tres o más vehículos con cinco años de antigüedad, también verían modificadas sus tarifas.