De cara a recibir el primer desembolso del año, el Gobierno antes pagará US$ 1400 de intereses al FMI

Sergio Massa dialogó en Washington con Kristalina Georgieva, titular del Fondo Monetario. Foto Prensa Gobierno
Sergio Massa dialogó en Washington con Kristalina Georgieva, titular del Fondo Monetario. Foto Prensa Gobierno Foto: prensa gobierno

El pago se realizará antes de que se reinicie la negociación técnica en Washington, que se prevé entre febrero y marzo.

El Gobierno le pagará al Fondo Monetario Internacional (FMI) la última cuota de intereses, antes de que se reanuden las conversaciones técnicas con el staff del organismo, previstas para el lapso entre finales de febrero y principios de marzo. En dichas discusiones, se tratará de avanzar en el primer desembolso del año, por US$ 5.400 millones.

Durante 2023, además de cumplir con metas de déficit, reservas y emisión monetaria, el Poder Ejecutivo tendrá que devolver a Washington más dólares de lo que ingresarán a lo largo del año.

El Fondo Monetario plantea que el nuevo desembolso no estaría disponible para su giro al Banco Central antes del 10 de marzo. La discusión suele demorar algunos días, más otras semanas más de preparación del informe de staff. En caso de que ese informe consiga el visto bueno, el próximo desembolso llegaría en los últimos días de marzo.

Cabe destacar que el 22 de marzo la Casa Rosada debería repagar USD 2.700 millones. De todas formas, antes de esa devolución, el 30 de enero y 1° de febrero, es decir el lunes y miércoles próximo, habrá un pago previo de unos USD 1.400 millones.

Se espera que el primer desembolso del FMI para la Argentina llegué a fines de marzo.
Se espera que el primer desembolso del FMI para la Argentina llegué a fines de marzo. Foto: Ámbito

El 2023 será un año particular para el acuerdo con el Fondo Monetario en términos del flujo de ingresos y salidas de divisas. Así como el 2022 implicó desembolsos más altos que los pagos a lo largo del año, este 2023 ese diferencial será negativo, en unos USD 3.400 millones.

La devolución del préstamo con el FMI este año representará un 45% de las reservas brutas del Banco Central. También será equivalente al 3,3% del PBI y al 21% de las exportaciones de bienes y servicios.

La discusión se centrará, en primer lugar, en el cumplimiento de los objetivos trimestrales de finales de 2022. El Ministerio de Economía asegura haber alcanzado con margen las tres metas principales: la de acumulación de reservas, el déficit primario y la de emisión monetaria.

Cuáles son los objetivos de la Argentina para este año

En 2023, el Gobierno deberá reducir el déficit fiscal primario desde 2,4% del PBI con el que habría terminado 2022 hasta 1,9% del PBI, con un techo de emisión monetaria para asistir al Tesoro de 0,6% del PBI. En este caso, en el primer trimestre del año tendrán como techo para la financiación del déficit unos $139.000 millones, cerca de un sexto del tope nominal de todo el año, que es de $883.000 millones. Asimismo, deberá acumular USD 550 millones y un límite de rojo primario de $441.000 millones.

La próxima discusión con el staff del FMI tendrá en cuenta las actuaciones de los últimos meses. Según el Gobierno, el organismo no vio mal que la recompra de bonos en dólares se hicieran con recursos del Tesoro “sobrantes” tras el sobrecumplimiento de la meta fiscal. No obstante, hay que recordar que los técnicos no estuvieron satisfechos por la intervención que tuvo desde mitad de año el Banco Central para sostener el precio de los bonos en pesos.

Sergio Massa, ministro de Economía, y Miguel Pesce, presidente del Banco Central.
Sergio Massa, ministro de Economía, y Miguel Pesce, presidente del Banco Central.

Por otro, también se hablará del costo que tuvo para las cuentas públicas la guerra en Ucrania y de qué manera impactó en el desarrollo del acuerdo con el FMI. Según el equipo de Massa, la injerencia fue por unos USD 4.940 millones, considerando la combinación de mayores precios internacionales de la energía (importada) y una compensación insuficiente de la suba en alimentos (exportados).

Asimismo, señalaron que hubo un impacto fiscal como consecuencia del conflicto bélico, que estuvo relacionado a un incremento forzado en la cuenta de subsidios, lo que dificultó el recorte del déficit primario. Según el cálculo, la cuenta de subvenciones debido al incremento de precios por el conflicto le representó $587.000 millones adicionales.

“En el 2022, la guerra, esa por la que tanto se preocuparon el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo, impactó en este invierno europeo -que es verano nuestro, en los países en desarrollo- tuvo primero impacto en el hemisferio sur. Y ese impacto no lo discutió nadie (...) La verdad es que Argentina cumplió su programa, pero el Fondo no está cumpliendo con la Argentina el revisar cómo van a compensar a los países que pagaron el costo de la guerra con su economía, que es un problema a resolver”, expresó Massa.

Temas Relacionados