En horas de la tarde de la jornada de ayer, en cercanías a la Ruta Provincial N°17 de la localidad de Bernardo de Irigoyen, en una vivienda del paraje Dos Hermanas, fueron detenidos tres jóvenes de 21 y 19 años por el homicidio a un kiosquero, que se produjo el pasado miércoles. El arresto se llevó a cabo gracias al trabajo conjunto de efectivos de la Dirección Homicidios con dependencias de la Unidad Regional XII.

A causa del disparo, el comerciante Francisco Ávila de 50 años falleció en el acto. El motivo: no fiarles la compra a los individuos. Durante el operativo, los efectivos policiales secuestraron un arma de fuego y municiones vinculadas al homicidio del comerciante.

El hecho ocurrió en el barrio Cancha Carreras, el pasado 8 de septiembre. La víctima murió a causa del disparo de un arma de fuego, ejecutado por un cliente que se dio a la fuga con su cómplice.

Desde ese momento, tras conocer el hecho por medio de vecinos que alertaron lo sucedido, efectivos de la Comisaría local inmediatamente se dirigieron al lugar junto a integrantes de la Comisaría de Bernardo de Irigoyen, Divisiones Comando Radioeléctrico local, Investigaciones y Policía Científica de la Unidad Regional XII, quienes iniciaron la investigación con intervención del Juzgado de Instrucción N°1 de San Pedro.

De ese modo, pudo establecerse que Francisco Ávila fue a atender el kiosco familiar y luego de discutir con un cliente, este último sacó un arma de fuego, le disparó a la altura del abdomen y se dio a la fuga con otro sujeto.

Hay tres individuos detenidos por el caso del kiosquero asesinado en Dos Hermanas.

De esta manera, el personal encubierto de la Dirección Homicidios, con datos recabados y en apoyo al Comando Regional, localizaron a los implicados y llegaron a sus domicilios.

En el lugar se entrevistaron con el padre de dos de ellos, quien entregó voluntariamente un arma de fuego, asimismo autorizó el ingreso y detención de los sospechosos y del tercer implicado. Los detenidos fueron trasladados a sede policial a disposición del Juzgado de Instrucción N°1 de San Pedro. El arma fue secuestrada a los fines de ser peritada por la Policía Científica.