Ayer en horas de la tarde, familiares reconocieron los cuerpos de los jóvenes que entraron a Misiones por un paso clandestino en Puerto Piray buscando asistencia médica, tras un siniestro vial en Paraguay. Además esperan que por la noche la Justicia libere los restos para organizar su velatorio e inhumación, puesto que los jóvenes ya habían sido identificados el domingo.

Las autoridades del Juzgado de Instrucción Uno de Puerto Rico avanzan con las medidas del caso para establecer lo sucedido, en tanto que los familiares declararon que los dos jóvenes eran amigos y que habían salido juntos la noche del sábado.

La policía logró establecer que ambos fueron protagonistas de un siniestro vial, ocurrido cerca de las 22 del sábado en la localidad paraguaya de Carlos Antonio López. Según varios medios del país vecino indicaron que iban en un Toyota Premio que volcó en un camino vecinal del barrio San Juan.

Las imágenes que trascendieron muestran al vehículo totalmente destruido, pero cuando la Policía local llegó al lugar se encontró sólo con el coche totalmente destruido al costado del camino, ya que sus ocupantes habían sido trasladados hasta un centro asistencial.

Una vez en el Puesto de Salud de Carlos A. López los uniformados se entrevistaron con la doctora Mariela Morel, quien confirmó que tres hombres habían ingresado allí, detalló además que se encontraban con heridas graves, pero pese a ellos sólo uno quedó internado.

Se trata de Francisco Morínigo, el cual señalado como la persona que conducía el vehículo siniestrado. Sus acompañantes, amplió, fueron trasladados sin ser identificados por un hombre con el mismo apellido. El accidente está siendo investigado, según señalaron fuentes policiales ayer, por la Fiscalía local.

Los otros dos jóvenes fueron trasladados hasta Misiones, donde poco después de las 23 las autoridades de la comisaría de Puerto Piray fueron advertidas que dos personas partícipes de un accidente de tránsito habían llegado de forma ilegal a un puerto clandestino del barrio Moreno.

Al llegar al lugar se encontraron con que uno de los jóvenes ya había fallecido, y estaba envuelto en una sábana blanca, en tanto que el otro tenía heridas visibles por lo que fue trasladado al hospital Samic de Eldorado, en el cual horas después falleció.

El joven hospitalizado fue identificado como Ovelar Miguel, de 20 años, el cual fue ingresado en grave estado al sector de terapia intensiva, donde tuvieron que proveerle un respirador artificial. Según indicaron los médicos, tenía una fractura de cráneo. Finalmente, cerca de las 7 de la víspera se comunicó que había fallecido.

El médico policial determinó que Segovia Areco, el primer joven en fallecer, tenía traumatismo de cráneo y tórax. Su cuerpo fue trasladado a la Morgue Judicial de Posadas para la realización de la correspondiente autopsia.

Fuente: El territorio