Ante la aparición de la primera helada en horas de la madrugada de ayer viernes, los productores de San Pedro anticipan tareas de implementación para los cultivos más sensibles.

Las bajas temperaturas son necesarias para el desarrollo de varios cultivos como el arándano, pero la congelación del rocío puede causar graves inconvenientes y pérdidas en las chacras misioneras.

En este sentido, varios colonos planifican las actividades para implementar sistemas de protección, especialmente para evitar daños en hortalizas y yerbales nuevos. Acerca de la yerba mate, los productores la protegen con sombra, colocando tablillas de madera o lámina.

Por otro lado, hay que resaltar que uno de los cultivos que se ve favorecido con bajas temperaturas es el arándano, cultivado por productores en colonia San Jorge.

Esta planta necesita del frío para completar el ciclo de desarrollo y rendir una buena zafra. Sin embargo, no resiste a las heladas, que representa uno de los principales desafíos de este año productivo.

Fuente: El Territorio