La joven de 19 años que ingresó al país ilegalmente para recibir asistencia médica en el Samic de Puerto Iguazú por un disparo en la cabeza, será trasladada de vuelta al Paraguay. Afortunadamente “está estable, despierta, lúcida y con buen estado general”, según indicaron.

Según trascendió, durante la tarde del domingo se había decidido que deje terapia intensiva, donde estaba desde el viernes. Fuentes médicas consultadas confirmaron que su evolución es muy favorable y que está fuera de peligro.

Con este panorama, ya se habían iniciado las gestiones para que sea nuevamente trasladada al vecino país, donde deberá seguir con la recuperación.

Con respecto al disparo, fuentes policiales señalaron que el domingo pasado, la Unidad Regional V se comunicó con las autoridades del Consulado Paraguayo en Puerto Iguazú, desde donde manifestaron que “se hallan aguardando respuesta formal a requerimiento realizado a autoridades pertinentes de Ciudad del Este”.

Al detalle, se pidió un informe a la Policía Nacional, que hasta la víspera no había sido remitido. Hasta el momento, la información preliminar que tienen es que el disparo lo había efectuado el hermano de la víctima, de 6 años, en medio de conflictos familiares. Sin embargo esta información no es oficial.

Por otra parte, autoridades del Juzgado de Instrucción Tres de Puerto Iguazú señalaron que nadie les había notificado de lo sucedido y se enteraron del hecho con mucha sorpresa mediante la publicación del medio de comunicación misionero El Territorio.

Ante esto, tampoco ordenaron medidas de rigor ni por el momento recibieron solicitudes de sus pares al otro lado del río. De todas formas se explicó que si los hechos ocurrieron en el vecino país, corresponde que allá se investigue lo sucedido.

Desde la Dirección Nacional de Migraciones señalaron que desconocían lo sucedido, debido a que la mujer no ingresó por un paso fronterizo habilitado.

Fuente: El Territorio