Es tradición que cada 25 de mayo los pastelitos forman parte de las mesas argentinas acompañados de un buen mate. Es por eso que, si este año no querés comprarlos en la panadería y te animás hacerlos, te compartimos una receta infalible para prepararlos.

Estos dulces de masa hojaldrada y rellenos ya sea de dulce de membrillo, batata o dulce de leche no son iguales a los que se consumían en la época de la revolución de mayo. Expertos gastronómicos aseguran que la receta de antaño enía ligeras variantes: eran redondos en vez de forma estrellada y su masa era más similar a la de las empanadas.

Lo cierto es que, de una forma u otra, los pastelitos quedaron arraigados a la cultura popular y en especial al 25 de mayo, cuando siempre es una buena idea servirlos en la mesa para la hora de la merienda.

.

Receta para hacer los mejores pastelitos

Ingredientes

  • Para la masa:

- 1 kilo de harina leudante.

- 1 cucharada de sal.

- 50 gramos de manteca.

- Agua cantidad necesaria ( 400cc aprox.)

  • Para el hojaldre:

- Maicena.

- 100 gramos de manteca.

  • Para el relleno:

- 500 gramos de membrillo.

  • Para el almíbar:

- 500 gramos de azúcar.

- Agua un chorrito.

  • Grasa para freír.
Los pastelitos, un clásico del 25 de mayo

Paso a paso

  • En un bowl mezclás la harina con la sal, la manteca y vas agregando agua tibia hasta formar una masa homogénea. Dejás descansar un rato y la estiras con el palo.
  • Cubrís la masa con manteca y maicena tamizada. Hacés el pliegue doblando la masa de punta a punta y estiras nuevamente. Este proceso lo tenés que realizar 4 veces mínimo.
  • Cortás la masa en cuadrados de 3 o 4 dedos y ya estás listo para armar el pastel. Agarrás 2 cuadraditos, les humedecés el centro y le agregás el membrillo. Apretás bien para que no se salga y con un cuchillo cortás las puntas. Luego, unís las puntas formando “una flor” y entonces ya van a estar listos para freír. El secreto es que la grasa no esté ni fría ni muy caliente. Así los pasteles se van a abrir sin quemarse.
  • Agregás el almíbar (en una ollita llevar a hervor azúcar son un poquito de agua), dejás que se enfríen y ¡a disfrutar!