Alemania: encontraron a un niño desaparecido porque escucharon su llanto en una alcantarilla

El rescate se realizó ocho días después de su desaparición.
El rescate se realizó ocho días después de su desaparición. Foto: TN

El nene de ocho años llevaba más de una semana perdido. Lo hallaron a salvo, aunque con hipotermia y deshidratación. Aseguran que se trató de un “milagro”.

Luego de una intensa búsqueda por tierra y aire, lograron encontrar a un niño que había desaparecido hacía ocho días. El hallazgo se dio luego de que un hombre escuchara un llanto proveniente de una alcantarilla. Sucedió en la ciudad de Oldenburg, en el noroeste de Alemania.

Bajo el seudónimo “Joe”, las autoridades comunicaron que se trata de un chico de 8 años, con dificultades en el aprendizaje. La última vez que su familia había sabido de él fue el 17 de junio, cuando se encontraba jugando en el jardín delantero de su casa.

Gentileza CNN
Gentileza CNN

El llanto que le salvó la vida

Según consideran, el niño estuvo caminando dentro del sistema de cloacas, hasta que una persona oyó un “llanto débil”, que venía de una tapa de alcantarilla en la calle y alertó a la policía. Estaba a apenas 300 metros de su casa, pero bajo tierra.

La alcantarilla de donde rescataron a "Joe"
La alcantarilla de donde rescataron a "Joe" Foto: TN

Policías, bomberos y especialistas en rescate lo vieron no bien abrieron la tapa: estaba desnudo pero ileso. Fue trasladado a un hospital cercano, donde se lo trató por hipotermia y deshidratación. “Fue pura suerte”, declaró Steffan Klatte, vocero policial de Oldenburg, acerca del hallazgo.

Cómo llegó a la alcantarilla

Aunque al principio se temía que se tratara de un secuestro, la Policía de Oldenburg descartó esa hipótesis con el hallazgo. Según entiende, el niño ingresó a la tubería del desagüe mientras jugaba, y luego se arrastró hasta el sistema de drenaje, lo que desencadenó que se perdiera a lo largo de cientos de metros.

El operativo que rescató al niño en Alemania.
El operativo que rescató al niño en Alemania. Foto: El País

La ropa del nene fue encontrada por una empresa especializada que inspeccionara el sistema de alcantarillado mediante robots. Las cámaras dieron con las prendas que llevaba puestas el día de su desaparición, en una diminuta tubería de 60 centímetros de diámetro, a unos 70 metros del punto de entrada al conducto bajo tierra.

Desde el punto de ingreso y el sitio de su aparición, existen pozos de drenaje y cruces en los que pudo ponerse de pie. Tras atravesar un conducto de hormigón, estiman que habría avanzado por una tubería todavía más estrecha, hasta que finalmente un desconocido escuchó su llanto.

Temas Relacionados