El cuerpo de Marcelo Pecci, el fiscal antinarcotráfico asesinado por dos sicarios en Colombia mientras se encontraba de luna de miel con su esposa, llegó este sábado a su país natal y fue recibido por familiares e integrantes del gobierno paraguayo.

Dos sicarios asesinaron al fiscal paraguayo Marcelo Pecci, quien investigaba el narcotráfico en su país.

El avión comercial que trasladaba los restos de la víctima arribó al aeropuerto internacional Silvio Pettirossi, cerca de Asunción, Paraguay a las 05:00 hora local (09:00 en Argentina). El mismo se retrasó aproximadamente una hora a causa de una tormenta eléctrica.

Según el medio Paraguay TV, en el lugar se le rindió un homenaje privado al funcionario, quien perdió la vida tras ser impactado por varios disparos en una playa privada de Cartagenas de Indias, mientras disfrutaba de su viaje de recién casado junto a su mujer, la periodista paraguaya Claudia Aguilera, quien horas antes le había anunciado su embarazo.

Horas antes del asesinato, Pecci se había enterado que iba a convertirse en padre.

El féretro partió de Luque, localidad donde se ubica el aeropuerto, en una extensa caravana de vehículos rumbo a una instalación del Ministerio Público, en Asunción.

Luego del homenaje que le realizará la Fiscalía, el cuerpo será llevado a una fureraria, y más tarde, sus se velará en el salón velatorio Memorial, en Asunción.

Qué dijo la Policía de Colombia sobre el asesinato de Marcelo Pecci

Para la Policía de Colombia, el asesinato de Marcelo Pecci es un “magnicidio contra la Justicia cometido por un sistema de crimen organizado trasnacional con alta planeación e inversión de recursos”.

El momento después del asesinato de Marcelo Pecci. Foto: WEB.

Él era titular y delegado de la Unidad Especializada en la Lucha contra el Narcotráfico y delegado de la Unidad Especializada contra el Crimen Organizado.

Ante la conmoción de la ciudadanía paraguaya por el fallecimiento del funcionario, el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, decretó durante la noche de este viernes tres días de duelo.