El gobernador Morales fue atendido por un cuadro de cálculos renales, en Jujuy

Según un comunicado oficial, fue sometido a un procedimiento “endovascular” y tendrá el alta médica este miércoles.

Gerardo Morales, gobernador de Jujuy
Gerardo Morales, gobernador de Jujuy Foto: Vía Jujuy

El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, fue internado este martes por la tarde en un sanatorio de la capital provincial por un cuadro de cálculos renales y su evolución era favorable, según confirmaron fuentes de la Casa de Gobierno.

En ese sentido, un escueto comunicado difundido esta noche por conductos oficiales puntualiza que el mandatario jujeño “se recupera de un evento renal”.

“El gobernador de la Provincia, Gerardo Morales, presentó en el día de la fecha un evento renal, el cual fue solucionado de forma endovascular, encontrándose estable con evolución favorable”, completa el texto.

Según revelaron más temprano fuentes allegadas al jefe del Ejecutivo provincial, la internación tuvo lugar en el transcurso de la tarde en una clínica de San Salvador de Jujuy.

Morales fue atendido por un cuadro de “cálculos renales” y se encuentra “bien” y bajo “tratamiento con analgésicos”, añadieron las fuentes.

OPERACIÓN DE RUTINA, PROGRAMADA

Si bien el comunicado oficial puntualiza que el paciente “presentó en el día de la fecha un evento renal”, portavoces de la Casa de Gobierno provincial dijeron a los periodistas que se trató de una “operación de rutina” que estaba “programada”, y anticiparon que “recibirá mañana (miércoles) el alta médica”.

Durante la mañana, el Gobernador había cumplido con actividades oficiales como la presentación de la línea de financiamiento “Crear Inversión Pyme Federal”, en simultáneo con el secretario de Industria y Desarrollo Productivo nacional, José Ignacio De Mendiguren, participando vía streaming desde Buenos Aires.

La vez anterior que Morales atravesó un episodio relacionado con su salud fue cuando contrajo covid-19. El 14 de agosto de 2022 comunicaba a través de sus redes sociales que había dado positivo para coronavirus y tras permanecer en aislamiento en su domicilio particular por un período de catorce días como imponían los protocolos vigentes en ese momento, el 29 de agosto hacía saber a la población que ya era “un paciente recuperado”.