La complicada situación que se da por la reducción en un 50 por ciento de la cantidad de gasoil que llega a la provincia de Jujuy, sumado al inicio de la zafra que agudizará el problema, que afecta especialmente al transporte de pasajeros y de carga. No obstante, el panorama en las estaciones de servicio es que se producen largas colas de vehículos, según lo explicó Silvia Ficoseco, de la Cámara de Expendedores de Combustibles de Jujuy en una entrevista.

En ese sentido, destacó que el contexto es muy complejo, porque se están produciendo faltantes importantes de gasoil en la provincia. La clave del problema, explicó, es que las petroleras han decidido enviar el 50 por ciento del cupo que enviaban normalmente.

Silvia Ficoseco, representante de la Cámara de Expendedores de Combustibles de Jujuy. Foto: Vía Jujuy

Indicó que la escasez de gasoil afecta a todo el país y en esa misma línea afirmó que no se importó lo necesario para completar el cupo que requiere la demanda, por lo cual considera difícil que haya una solución a corto plazo. “Es un tema que se tiene que tomar con mucha seriedad porque incide directamente en la producción. No tenemos combustible para el transporte público ni para el transporte de alimentos, porque no es suficiente lo que llega a la provincia”, recalcó

La estacionera precisó que las petroleras dispusieron un cupo que es exactamente el 50 por ciento de lo que enviaban el año pasado. En total, a San Salvador de Jujuy llegaban siete millones de litros de gasoil por mes, y ahora van a llegar 3,5.

El faltante de combustible se refleja en las calles de la ciudad, en las estaciones de servicio. “Cuando hay cola, es porque llegó el gasoil. Y cuando desaparece la cola, es porque se acabó. Lo estamos viendo a diario. Los transportistas recorren las estaciones de servicio para saber adónde llega el producto”, describió.

El cupo de gasoil enviado a Jujuy se redujo (Imagen ilustrativa). Foto: Orlando Pelichotti

Ficoseco explicó por qué se verifican distintos precios de venta de gasoil. La estatal YPF manda lo que decide, y cuando se termina, ya está. Pero el resto de las petroleras establecen un cupo de 100 metros a un precio, y cuando se supera ese cupo el precio aumenta. “En el caso del gasoil, lo cobran un 35 por ciento más caro; y en el caso del Max, un 50 por ciento más”, precisó.

Por esta razón es que los estacioneros hacen un promedio de los valores que deben abonar. “Si no, yo tendría los 15 primeros días a un precio y los últimos 15 a un precio mucho más alto”, señaló.

Respecto de la provisión del GNC, vaticinó “una suba de precio importante” para el próximo fin de semana, a partir de aumentos que ya se registraron en otras provincias.

Se estima que el GNC aumentará la semana próxima en Jujuy (Imagen ilustrativa). Foto: Orlando Pelichotti

Sobre las razones de este aumento, repasó: “Nosotros tenemos el segundo gasoducto más importante del mundo en Vaca Muerta, pero ese gasoducto provee gas solamente al centro del país y a un sector del sur, pero no llega al norte. Para que llegue, se había licitado un gasoducto que unía el del Gasoducto del Norte con el Gasoducto del Sur, pero la obra no se hizo”.

Se trata del gasoducto Néstor Kirchner cuya reactivación anunció el presidente Alberto Fernández hace pocos días. La intención oficial es adjudicar la obra en julio y comenzar la construcción en agosto para que el gasoducto esté listo en el invierno de 2023. La obra, aseguran, permitirá sustituir importaciones por más de 3400 millones de dólares en una primera etapa y más de 6000 millones a partir de 2024, cuando concluya la segunda etapa.

Mientras tanto, la provisión a esta región depende de la compra de gas a Bolivia, a precio dólar. “Cuando mucha gente se pregunta por qué en el sur el gas cuesta mucho más barato, es por esta razón”, concluyó la referente del sector.