En buena parte de la región del NOA no se registran lluvias suficientes desde octubre del año pasado. Los productores cañeros de Jujuy y Salta alertaron que la falta de lluvias y de agua de riego ya provocó una pérdida de más del 30% de la producción y de persistir la sequía las pérdidas podrían ser mayores para la presente zafra 2022.

//Mirá también: En Jujuy, prueban generar un “microclima” para potenciar la producción bananera

En este sentido desde la Unión de Cañeros Independientes de Jujuy y Salta (UCIJS) indicaron: “Estamos transitando una campaña donde la falta de precipitaciones y de agua de riego comienza a hacerse notar en los cañaverales con daños irreversibles. Será una de las peores zafras de los últimos tiempos”, adelantaron en un comunicado.

La sequía provocó pérdidas de más del 30% en la producción de caña de azúcar en Jujuy. Foto: Martín Llanos

La entidad estima que esta será la zafra que deberá salir adelante con el menor nivel de precipitaciones en más de diez años. Incluso, se atreven a calcular que las pérdidas hasta el momento ya alcanzaron más del 30% de la producción.

Prueba de ello: las plantaciones realizadas en primavera no se podrán cosechar porque están prácticamente destruidas. Y que no hay posibilidades de poder plantar en marzo porque no cuentan con los recursos económicos y además corren el riesgo de no tener semillas para hacerlo.

Según los técnicos y especialistas que colaboran con la entidad “lo que se perdió ya no se recupera porque en los meses de mayor potencial de crecimiento de la caña faltó agua y eso comienza a notarse” y sostienen que “la regularización de las lluvias que pudiera darse a partir de este mes detendrían el deterioro, pero la acumulación del daño no es reversible”, aseguran.

//Mirá también: Un furioso enjambre de abejas mató a un trabajador rural en Juella

En los meses de mayor potencial de crecimiento de la caña faltó agua, por lo que el daño es irreversible, dicen los especialistas. Foto: Martín Llanos

La UCIJS recordó que esta situación ya fue alertada a los ingenios y a los gobiernos en 2021, cuando “también transitamos una zafra muy difícil, marcada por la pandemia y la sequía”, a lo cual “se sumó la falta de atención crediticia para la renovación de plantaciones que propiciaran una gran disminución de los rendimientos para la presente zafra 2022″, alertaron con gran preocupación dirigentes de la UCIJS.

Por último advirtieron que “los inconvenientes de este panorama seguramente se trasladarán a la industria y a toda la cadena de valor de la caña de azúcar” y plantearon la urgente necesidad “de atención a esta contingencia que impactará en la economía y las fuentes de trabajo de la región”.

(*) Periodista agropecuario jujeño, miembro del Círculo Argentino de Periodistas Agrarios.