La joven que viajaba en el asiento trasero del auto de Eugenio Veppo, cuando en 2019 el periodista atropelló y mató a una agente de tránsito y le ocasionó lesiones graves a otro en el barrio porteño de Palermo, ratificó que durante la noche del accidente bebieron alcohol.

La testigo Camila Villaverde, contó que, luego de haber huido de la escena del hecho, el conductor del vehículo les dijo a ella y a su ex novio que se iba a tirar del balcón si lo abandonaban. Esta tarde declaró en la segunda audiencia del juicio oral y aclaró que ella no era amiga de Veppo, sobre quien dijo que no le importa que esté preso.

Explicó que por entonces estaba de novia con Alberto Aznar, un amigo del periodista que también testificó este viernes y viajaba dentro del auto cuando ocurrió el hecho en el que falleció Cinthia Choque (28) y resultó herido Santiago Siciliano (31).

La joven señaló que esa noche comieron un asado en la casa de otro amigo de su novio en Saavedra, donde bebieron algunas botellas de vino. Según su relato, de ahí se fueron a la casa de Veppo en Belgrano, donde continuaron tomando whisky. Por último, pasaron por su casa en Balvanera para cambiarse, porque luego se dirigirían a un boliche de Palermo.

El periodista conducía a 130 km/h al momento del accidente.

En el viaje a la discoteca fue cuando ocurrió el hecho. La joven reconoció en varios tramos de su testimonio que esa noche estaba alcoholizada porque primero en el asado tomó vino “como si fuera agua”. A los jueces de las causa les dijo: “Se me apagó la tele como solemos decir los jóvenes, luego de haber tomado whisky en lo de Veppo”.

A las preguntas del fiscal Fernando Klappenbach, Villaverde recordó que si bien no podía precisar en qué cantidad, sí podía afirmar que Veppo había tomado vino durante el asado porque cuando ella charló con él el imputado tenía una copa en la mano.

Consultada sobre qué bebieron en la casa de Veppo, la joven contestó que, aunque no se acordaba qué había tomado el periodista, dijo que “probablemente lo haya hecho, ya que era su casa y había vasos en la mesa”. Si bien su exnovio aseguró que allí solo se sirvieron “tres shots”, la joven afirmó, delante del tribunal que eran “vasos medianos”.

"Tuvimos un accidente, no sabemos si falleció alguien, pero a la velocidad en la que íbamos, pudo haber pasado algo grave”, le dijeron a la testigo.

Sobre el momento del hecho, Villaverde reiteró que ya estaba ebria cuando se dirigían desde su casa en Balvanera, donde se había cambiado de ropa, rumbo al boliche, y que no recordaba “nada del trayecto”. “Lo próximo que recuerdo es sentir un sacudón y ver que mi cuerpo tenía vidrios”, sostuvo. “Después de eso, nos subimos a un taxi y fuimos a la casa de Eugenio”, amplió.

A su vez, contó que se despertó a las 10 de la mañana en la casa de Veppo y que notó que a su lado estaba acostado su entonces novio con cara de trauma y Eugenio en un sillón “con la misma cara”. La joven recordó que les preguntó qué pasaba y le dijeron: “Mirá Cami, te tenemos que contar, anoche tuvimos un accidente, chocamos, no sabemos si falleció alguien o no pero probablemente a la velocidad en la que íbamos, pudo haber pasado algo grave”.

Villaverde relató que se puso a llorar, llamó a su madre y cuando se quiso ir Veppo les pidió que no lo hicieran. “Se puso de rodillas en la puerta de la casa y nos dijo: ‘por favor no se vayan porque me suicido, me voy a tirar del balcón’”, recordó, y contó que decidieron queda