Pablo es un adolescente de 14 años apasionado por el fútbol que juega en el Club Everton de La Plata. Sin embargo, los papás del joven tuvieron que recortar el gasto que implicaba la actividad, ya que les resultaba difícil pagar la cuota.

La situación económica hizo que el joven tenga que despedirse de su grupo de fútbol. “Quería despedirme de todos, no queríamos esto ni yo ni mis papás pero siempre entendí que si no se puede no se puede, no tengo la suerte que tienen ustedes, mis papás se rompen el alma por darnos las cosas y aunque todos saben que el fútbol es lo que más amo ya no se puede porque es muy caro”, expresó en un grupo de WhatsApp.

Un adolescente contó que sus padres no podían pagar más la cuota de fútbol y sus compañeros decidieron hacer una colecta. Foto: Twitter

Y continuó: “Por ahí algún día cuando sea grande y trabaje vuelva y los vuelva a ver, igual si quieren agenden mi número así cuando se acuerden de mí nos juntamos, son un grupo re lindo, desde que empecé nunca hicieron diferencias conmigo”.

Y concluyó: “Gracias chicos, suerte, como nos decía el profe Julio tenemos que jugar, aprender, pero sobre todo ser compañeros y divertirnos, los voy a extrañar una banda, gracias de verdad. Cada vez que entren a la cancha yo voy a estar ahí y cuando jueguen de local los voy a ir a ver como hice siempre”.

Uno de los integrantes del equipo compartió las capturas de pantalla en Twitter y en pocas horas el mensaje se volvió viral. De esta forma, sus compañeros decidieron ayudar a Pablo y comenzaron una colecta para permitir que siga asistiendo a fútbol.

Sin embargo, el Club Everton de La Plata anunció que ayudará a la familia de Pablo a pagar la cuota a través de una beca, así el adolescente puede continuar jugando con su equipo.